¿Otra vez el Adviento?

Otoño Penagos¿Otra vez? ¿Siempre lo mismo? Pues sí, otra vez estamos comenzando el Adviento. Ahora que sea siempre lo mismo ya depende de nosotros. También habría que decir cada mañana: ¿otro día? ¿Otro día lo mismo?” Que cada día sea igual al anterior ya depende de cada uno de nosotros porque, en realidad, cada día, por más que nos parezca igual al anterior, es totalmente distinto. También el río es siempre el mismo, pero el agua que corre es siempre nueva. Y el calor de cada día es siempre nuevo. Y el frío, también. Sigue leyendo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Los niños

portrait of a boy lying down and smilingSolemos hablar de todo y de todos. Pero ¿verdad que hablamos muy poco de los niños?

Y sin embargo, cuando Jesús quiere presentarnos los grandes modelos capaces de cambiar y transformar el mundo, no piensa en los grandes sino en los niños. “El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí, y el que me acoge a mí, no me acoge a mí sino al que me ha enviado”. Sigue leyendo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Mamá, ¿cuánto te pagan en la tele?

PresentadoraMami trabajaba en la televisión, era la animadora de un programa, era de todos conocida por su sonrisa, su amabilidad y la frescura de su trato. Cuando por la noche llegaba a casa, llegaba cansada, sin humor, incluso hasta con fastidio y molesta. En la Televisión hay que aguantar muchas cosas y, a pesar de todo, sonreír y poner buena cara, hasta es preciso maquillarse para aparentar mejor. Sigue leyendo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Los gestos: un examen singular

abrazoEstamos en un momento álgido de la cultura de la imagen a todos los niveles. Vamos a aprovechar este clima para revisar personalmente nuestros gestos.

Muchas veces nos hemos examinado de nuestras palabras. ¿Cómo han sido a lo largo de nuestra jornada? ¿Amables, pacificadoras, caritativas … o ásperas, displicentes, altaneras … ? y, si somos sinceros, siempre tenemos de qué arrepentimos. Sigue leyendo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone