Una cosa sola es necesaria…

Marta y María 2Casi sin darnos cuenta, las actividades, preocupaciones y trabajos de cada día van modelando nuestra manera de vivir y de ser. Más aún. Si no somos capaces de vivir desde nuestro interior, los
problemas y acontecimientos cotidianos tiran de nosotros y nos llevan de un lado para otro, sin otro horizonte que la preocupación de cada día. Por eso, es bueno que, al hacer el plan de vacaciones, sepamos escuchar las palabras de Jesús a aquella mujer tan activa y trabajadora: «Marta, Marta: andas inquieta y nerviosa con tantas cosas y sólo una es necesaria». Sigue leyendo Una cosa sola es necesaria…

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

La terapia de la sonrisa

sonrisa 3Las medicinas son realmente caras en todas partes, pero cada uno de nosotros lleva dentro una medicina, muy eficaz, sin efectos secundarios y, por lo demás, sumamente barata. Ah, no necesita de receta médica, la dosis es libre y se llama “la sonrisa”.
Cuando te levantes, mírate al espejo, contémplate a gusto y regálate una sonrisa. Tu primer regalo del día. Sigue leyendo La terapia de la sonrisa

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

No tengo tiempo para orar

Orar 1Hace unos meses una señora me llamó por teléfono diciéndome: “Padre, sigo orando”. Y lo curioso es que “antes no tenía tiempo para orar”, y ahora que oro “hasta tengo más tiempo para mis cosas”.

Nuestra gran solución para justificar el “no hacer oración” suele ser el tiempo. “No tengo tiempo”. Y todos sabemos que la razón suele ser otra, porque tiempo nos sobra a todos. La verdadera razón para no hacer oración es “la falta de ganas”, la “falta de interés”, la “falta de valoración de la oración”. Esa es nuestra verdadera razón. Sigue leyendo No tengo tiempo para orar

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Sinceros para con nosotros mismos

Anciano 7Queridos ancianos:

En la vida hay mucha mentira. Vemos a alguien que ya está bastante chatarra y todo el mundo empeñado en hacerle creer que todavía luce como una primavera. A un niño no le vamos a decir que se le ve como a un adulto o un anciano, pero tampoco a un anciano vamos a pretender convencerle que todavía está primaveral. Sigue leyendo Sinceros para con nosotros mismos

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Materiales Litúrgicos y Catequéticos