No tengo tiempo para orar

Orar 1Hace unos meses una señora me llamó por teléfono diciéndome: “Padre, sigo orando”. Y lo curioso es que “antes no tenía tiempo para orar”, y ahora que oro “hasta tengo más tiempo para mis cosas”.

Nuestra gran solución para justificar el “no hacer oración” suele ser el tiempo. “No tengo tiempo”. Y todos sabemos que la razón suele ser otra, porque tiempo nos sobra a todos. La verdadera razón para no hacer oración es “la falta de ganas”, la “falta de interés”, la “falta de valoración de la oración”. Esa es nuestra verdadera razón. Sigue leyendo No tengo tiempo para orar

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Sinceros para con nosotros mismos

Anciano 7Queridos ancianos:

En la vida hay mucha mentira. Vemos a alguien que ya está bastante chatarra y todo el mundo empeñado en hacerle creer que todavía luce como una primavera. A un niño no le vamos a decir que se le ve como a un adulto o un anciano, pero tampoco a un anciano vamos a pretender convencerle que todavía está primaveral. Sigue leyendo Sinceros para con nosotros mismos

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

No tenemos tiempo

relojANTES NO TENÍA TIEMPO PARA ORAR

Hace unos meses una señora me llamó por teléfono diciéndome: “Padre, sigo orando”. Y lo curioso es que “antes no tenía tiempo para orar”, y ahora que oro “hasta tengo más tiempo para mis cosas”.

Nuestra gran solución para justificar el “no hacer oración” suele ser el tiempo. “No tengo tiempo”. Y todos sabemos que la razón suele ser otra, porque tiempo nos sobra a todos. La verdadera razón para no hacer oración es “la falta de ganas”, la “falta de interés”, la “falta de valoración de la oración”. Esa es nuestra verdadera razón. Sigue leyendo No tenemos tiempo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

¿La fe está coja?

Tres patas¿Que la fe está qué…?

– Vamos a explicarnos:
¿Ustedes han intentado sentarse en un banquito con tres patas, pero que tiene una de ellas más larga que las otras? ¡Qué incómodo! En cualquier momento se caen de espaldas.
Pues me temo que eso pasa en nuestra vida, en la vida de mucha gente que se llama cristiana.
La vida de los que seguimos a Jesús también tiene tres puntos de apoyo.
Esa vida se distingue por tres cosas; por…:
Lo que rezamos
Lo que conocemos
Lo que hacemos
¿A cuál de las tres damos más importancia?
Seguro que alguno dirá que las tres son importantes. Sí, pero… Sigue leyendo ¿La fe está coja?

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Pirómanos del alma

IncendioEstos días, cuando los periódicos están llenos de heridas que cuentan incendios forestales, llagas que se abren en la piel del planeta por efecto del fuego devastador, me he preguntado ya varias veces por qué nadie parece, en cambio, preocuparse por los otros pirómanos, los pirómanos del alma. Porque también muchas almas se abrasan por efecto de: la maldad de algunos o la frivolidad y el descuido de otros. Sigue leyendo Pirómanos del alma

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone