Disfrazarse de sí mismo

Mariano González Mangada escribió una fábula que dice así: “Hubo una vez un hombre que en Carnaval se disfrazó de sí mismo, y parecía otro y fue muy feliz, aunque el miércoles de ceniza volvió a ser el de todos los días, es decir, el que los demás querían que fuera”.
Lo sepamos o no lo sepamos, nos guste o no nos guste, el hecho es que todos, en este mundo, andamos disfrazados de algo. Porque todos tenemos una imagen pública y siempre vamos por la vida representando un papel. Sigue leyendo Disfrazarse de sí mismo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Cuaresma

Es Cuaresma. Si tienes por ahí colonia, ponla a mano para usarla. Si tienes “potingues de maquillaje”, no los retires. Va en serio. No entramos en un tiempo de apariencias, sino en un tiempo bonito, porque es tiempo de lo esencial. Nuestro Dios nos convoca a lo esencial “a la chita callando”. Mira lo que dice el Evangelio de Mateo: “Cuando ayunes, perfúmate la cabeza, y lávate la cara (maquíllate bien por fuera) de modo que tu ayuno no lo observen los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará” (Mt 6,17). Sigue leyendo Cuaresma

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Llegar a tiempo a la celebración

Entre papeles viejos, hemos encontrado el siguiente formulario de oración universal. Por lo menos, a primer vistazo lo parece. De hecho se trata de una broma sobre el tema de los que llegan tarde a las celebraciones litúrgicas. Se publicó el 10 de febrero de 1974 en la “Hoja Diocesana” de Barcelona, traducida de una revista religiosa francesa. Nos ha gustado rescatarla por su humor amable y por la actualidad que aún tiene. ¡Ojo! No la utilicen como oración universal: tiene la forma, pero no lo es. Sigue leyendo Llegar a tiempo a la celebración

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

¡No cambies!…

Es algo que a veces oímos en boca de la gente que tenemos cerca y la gran tentación que todos llevamos dentro: “no cambiar”, seguir con lo que siempre se ha hecho y como siempre lo hemos hecho. Con este criterio de poco sirve lo que nos dice Jesús en el Evangelio de este domingo: “antes”… “ahora”… “Se os dijo”… “yo os digo”… Sigue leyendo ¡No cambies!…

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone