El simbolismo de la estrella

Epifanía 3Se ha discutido mucho sobre el misterio de la estrella. ¿Se trata de un hecho real, de una estrella que va marcando el camino que desde Oriente los guía hasta la gruta del nacimiento? Creemos que se trata más bien de un simbolismo. ¿Cuál es este simbolismo?
Hay un hecho en las manifestaciones de Dios al hombre. Dios siempre suele utilizar las mediaciones. Dios, más que manifestarse en sí mismo, se dice y manifiesta mediante hechos, acontecimientos, personajes. La estrella es la expresión de que todos necesitamos de una señal y de muchas señales. Señales que nos despiertan y nos van guiando hasta la verdad. Por eso en la Iglesia es tan necesario el llamado “testimonio” o, simplemente, la necesidad de “los testigos”. Esos testigos que más que invitarnos a quedarnos en ellos apuntan a otra cosa.
Para caminar por la vida, todos necesitamos señalizaciones de tránsito. Para caminar por la vida, todos necesitamos signos que nos marquen la dirección a seguir. Este es el problema del desierto, donde los signos desaparecen. Por eso el desierto se come tantas vidas.
Cuando hoy hablamos de la desorientación de nuestros jóvenes y de los que lo fuimos, uno tendría que preguntarse: ¿Y qué señales ponemos en el camino? ¿qué señales encuentran nuestros jóvenes para saber la dirección correcta? Hay demasiadas prohibiciones, pero hay menos señales. Un camino sin señales es siempre un camino peligroso. ¿Quién les señala el camino a los jóvenes de hoy? ¿Los padres? ¿La Iglesia? ¿La TV? Aquí hemos de tener en cuenta algo fundamental. Los signos tienen que ser legibles y ser legibles para ellos. No basta que sean signos para nosotros. ¿Lo son para ellos?

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *