Todas las entradas de juanjaureguicas

Llegar a tiempo a la celebración

Entre papeles viejos, hemos encontrado el siguiente formulario de oración universal. Por lo menos, a primer vistazo lo parece. De hecho se trata de una broma sobre el tema de los que llegan tarde a las celebraciones litúrgicas. Se publicó el 10 de febrero de 1974 en la “Hoja Diocesana” de Barcelona, traducida de una revista religiosa francesa. Nos ha gustado rescatarla por su humor amable y por la actualidad que aún tiene. ¡Ojo! No la utilicen como oración universal: tiene la forma, pero no lo es. Sigue leyendo Llegar a tiempo a la celebración

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

¡No cambies!…

Es algo que a veces oímos en boca de la gente que tenemos cerca y la gran tentación que todos llevamos dentro: “no cambiar”, seguir con lo que siempre se ha hecho y como siempre lo hemos hecho. Con este criterio de poco sirve lo que nos dice Jesús en el Evangelio de este domingo: “antes”… “ahora”… “Se os dijo”… “yo os digo”… Sigue leyendo ¡No cambies!…

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

¿Dios es grande o pequeño?

Me llegó un cuentecito que es pequeño pero dice mucho.

Un niño le preguntó a su padre: “Papi, ¿Dios es grande o pequeño?”
El papá le mostró un avión que volaba alto y le pregunta: “¿Aquel avión es grande o pequeño?” A lo que el niño respondió: “Bien pequeñito, casi no se ve.”
Luego lo llevó al aeropuerto y le mostró el mismo avión. “¿Qué te parece, es grande o pequeño?” “Enorme contestó el niño.”
Así es Dios. Depende desde donde lo ves.
Si lo ves de lejos, Dios es pequeño, pero si lo ves de cerca Dios es muy grande. Sigue leyendo ¿Dios es grande o pequeño?

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Es duro encontrarte con un amigo y no poderlo convidar a la Eucaristía.

Cierto día, al anochecer, me telefoneó un hombre y me dijo: -Aquí hay unas viejecitas que le esperan para ir a misa. Y yo le contesté:
-Y tú, ¿no vas a misa? Y me respondió: -¿Qué tengo que hacer allí yo?
Yo lo comprendo. Resulta duro, también para mí, ver a la gente desperdigada (uno por aquí, otro por allá) en la iglesia. Sigue leyendo Es duro encontrarte con un amigo y no poderlo convidar a la Eucaristía.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Vosotros sois luz del mundo


Jesús viene a anunciar un Reino misterioso, pero no invisible. Un Reino sin exhibicionismos, pero que sí se vea. Nos anuncia un Evangelio, buena noticia por parte de Dios.

Por eso, desde un comienzo, nos habla de que “somos sal de la tierra” y “luz del mundo”. “Sal” que da nuevo estilo y sabor a la vida. “Luz” que se deja ver y además alumbra para que otros también puedan ver. Sigue leyendo Vosotros sois luz del mundo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Si quieres ver gente desperdigada, id por las iglesias

IGLESIAS CON POCA GENTE EN NAVIDAD. 25/12/2016 FOTO: STIVEN VALECILLOS

La nueva forma de ver se oponía a la manera tradicional de hacer las cosas.
No obstante, las dificultades que entonces veía, continuo viéndolas ahora todavía. Me siento como forastero en un pueblo en el que la mayoría no va a misa. Sigue leyendo Si quieres ver gente desperdigada, id por las iglesias

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone