Ayuna y llénate

Ayuno
El ayuno tiene como objetivo vaciar nuestro corazón
para llenarlo de algo más valioso.
Ayuna de juzgar a otros;
descubre a Dios que vive en ellos.
Ayuna de palabras hirientes; llénate de frases sanadoras.
Ayuna de descontento; llénate de gratitud.
Ayuna de enojos; llénate de paciencia.
Ayuna de pesimismo; llénate de esperanza.
Ayuna de preocupaciones; llénate de confianza en Dios.
Ayuna de quejarte;
llénate de aprecio por la maravilla que es la vida.
Ayuna de las presiones que no cesan;
llénate de una oración que no cesa.
Ayuna de amargura; llénate de perdón.
Ayuna de darte importancia a ti mismo;
llénate de compasión por los demás.
Ayuna de ansiedad sobre tus cosas;
comprométete en la propagación del amor
que Dios nos tiene.
Ayuna de desaliento; llénate del entusiasmo de la fe.
Ayuna de pensamientos mundanos; llénate de las verdades que fundamentan el camino evangélico.
Ayuna de todo lo que te separe de Dios;
llénate de todo lo que a El te acerque.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *