Buscar a Dios

Buscar a DiosVitaminas para caminar

1.- ¿Buscas a Dios? Deja de buscarlo tanto. Mejor si te dejas encontrar por Él. Si te has alejado de Él, desde ese día, Dios te está buscando y esperando por todos los sitios por donde andes.

2.- ¿Buscas a Dios? ¿Y qué haces para buscarlo? ¿Dónde quieres encontrarlo? Mira, cierra los ojos. Haz silencio dentro de ti y escúchale. ¿No oyes su voz que grita dentro de ti mismo? A Dios no le busques fuera. Ni siquiera en el mercado informal. Dios está dentro.

3.- ¿Buscas a Dios? Pero si Dios nunca se ha ido de tu vida… Eres tú quien se ha ido lejos de Él. Regresa allí donde lo perdiste en el camino.

4.- ¿Buscas a Dios? No corras más. Siéntate. Ahora grítale. Mejor, no digas nada. Siente cómo su mano agarra la tuya. Siente cómo Él comienza a calentarte por dentro.

5.- ¿Buscas a Dios? Hazte niño. Reconoce tus equivocaciones. Acércate al confesionario. No expliques mucho las cosas. Basta que digas: perdóname, Padre, porque he pecado contra ti. El resto déjaselo a Él.

6. – ¿Buscas a Dios? ¿No sientes cómo Él está llamando a tu puerta para que le invites a entrar? Tu misma necesidad de buscarlo es la voz de Dios que te pone en camino hacia Él.

7. – ¿Buscas a Dios? No te enredes. Dios no es tan complicado como nosotros. Para alejarte de Él te bastó un “no”. Para encontrarle ahora, te basta un “sí”.

No lo busques como el teólogo, en las ideas.
Búscalo como el niño, en la vida.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *