8. Cada día más cerca

Queridos ancianos:

A mí me encanta el ciclismo. Y cada vez que veo a esos hombres del pedal recorrer kilómetros y kilómetros suelo hacer una observación. Cuando más se acercan a la meta las fuerzas como que ya les van fallando, pero a la vez la ilusión de llegar aumenta en ellos la capacidad del esfuerzo. Y qué ilusión cuando en un apretado sprint logran pasarla en primer lugar.

Cuando decimos que la ancianidad nos acerca a la meta, no estamos pensando precisamente en la muerte, sino en algo más importante que la muerte. Estamos llegando a la meta por la cual hemos vivido todos nuestros años: Dios y la eternidad.

Todos tenemos miedo a hablaros de que cada día estáis más cerca porque nos imaginamos que con ello herimos vuestros sentimientos y es como anunciaros la muerte. Personalmente me parece muy equivocada esa manera de pensar.
Los novios no sienten pena cuando se acercan a la meta de su matrimonio.
La madre no siente pena cuando se acerca el momento de tener un hijo en sus brazos.
El estudiante no siente pena cuando se acerca el momento de su graduación.
El aspirante al sacerdocio no siente pena cuando se acerca el momento de su ordenación.

Porque matrimonio, hijos, graduación, sacerdocio son metas por las que luchamos y vivimos.
¿Y acaso no vivimos pensando en el momento de que nuestra vida se realice plenamente en el encuentro con Dios.
¿Acaso Dios no es la meta de todas nuestras vidas?
¿Y no ha de ser Dios la alegría y el gozo de que ya estamos cerca de El y casi los estamos tocando ya con las manos?

Miramos demasiado a la muerte y miramos demasiado poco a lo que la muerte nos posibilita. ¿No dijo Jesús que si el grano de trigo no muere, no da fruto? Pues ¿Qué otra cosa es la muerte que ese morirse el grano de nuestras vidas para florecer en la presencia y en la compañía de Dios?

Sí amigos, cada día más cerca. No tengáis miedo a la meta. No tengáis miedo en llegar, porque ahí es donde todo comienza de nuevo.

Vuestro hermano y amigo.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Materiales Litúrgicos y Catequéticos

A %d blogueros les gusta esto: