Archivos de la categoría Ancianos

Los viejos huelen mal

Queridos ancianos:

Hace unos días comentaba con unos amigos esta paginita que dedico a los ancianos. Y alguien, que ya lleva camino de dejar de ser joven, me dice: “los viejos huelen mal”. Mi primera reacción fue de silencio. Pero no pude callarme y le respondí: “No sabía que la vejez huele”. Todas las edades tienen su propio olor, la tuya también. Y nadie se resigna a su propio olor, de lo contrario ¿gastaríamos tanto en colonias? ¿Me quieres decir a qué hueles tú cuando no te riegas de colonia? Sigue leyendo Los viejos huelen mal

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

El Adviento y la ancianidad

presentacion-en-el-temploQueridos ancianos:

El Adviento tiene mucho de juventud, porque es un tiempo de esperanza. Pero tiene también mucho de vejez y ancianidad. Ese tiempo de “espera” que decimos que es el adviento, no es solo un tiempo para los jóvenes que todo lo esperan y todo lo sueñan. También es un tiempo para los ancianos, porque también ellos viven en esa espera que culmina nuestro caminar por la vida. Sigue leyendo El Adviento y la ancianidad

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

El contacto de la piel

atendiendo a un ancianoQueridos ancianos:

No sé si hemos valorado suficientemente eso que llamamos “el amor de la piel”. El contacto con el otro. Esto parece fundamental en la experiencia y desarrollo emocional del niño. El niño necesita tocar, necesita que le acaricien. El niño comienza a sentir el calor de la vida primero con sus labios mientras mama y luego con las manos. Todo lo quiere tocar. Conoce por el tacto. Sigue leyendo El contacto de la piel

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone