Archivos de la categoría Educación

Una ventana al cielo

Querida Familia:

Hace ya de esto unos años. Un día la televisión nos entretenía con una linda y bucólica película: “Una ventana al cielo”. A decir verdad, nadie se imaginaba el porqué del título.
Una india americana tuvo que refugiarse en la casa de unos blancos. Sigue leyendo Una ventana al cielo

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Sé tú mismo

kiosko-2Cuenta el columnista Sidney Harris que, en cierta ocasión, acompañaba a comprar el periódico a un amigo suyo, quien saludó con cortesía al dueño del quiosco. Este le respondió con brusquedad y desconsideración. El amigo de Harris, mientras recogía el periódico que el otro había arrojado hacia él de mala manera, sonrió y le deseó al vendedor un buen fin de semana. Cuando los dos amigos reemprendieron el camino, el columnista le preguntó:
– ¿Te trata siempre con tanta descortesía?
– Sí, por desgracia. .
– ¿Y tú siempre te muestras igual de amable?
– Sí, así es.
– ¿Y por qué eres tan amable con él cuando él es tan antipático contigo?
– Porque no quiero que sea el, quien decida cómo debo actuar yo.
Sigue leyendo Sé tú mismo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

La niña, la piedra y el caballo

Caballo 3Cuentan que, en cierta ocasión, entró una niña en el taller de un escultor. Por un largo rato, estuvo disfrutando de todas las cosas asombrosas del taller: martillos, cinceles, pedazos de esculturas desechadas, bocetos, bustos, troncos…, pero lo que más impresionó a la niña fue una enorme piedra en el centro del taller:
Era una piedra tosca, llena de magulladuras y heridas, desigual, traída en un penoso y largo viaje desde la lejana sierra. La niña estuvo acariciando con sus ojos la piedra y, al rato, se marchó. Volvió la niña al taller a los pocos meses, y vio sorprendida que, en el lugar de la enorme piedra, se erguía un hermosísimo caballo que parecía ansioso de liberarse de la fijeza de la estatua y ponerse a galopar: La niña se dirigió al escultor y le dijo: ¿cómo sabías tú que dentro de esa piedra se escondía ese caballo?
Sigue leyendo La niña, la piedra y el caballo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

¿Podrías venderme una hora de tu tiempo?

Reloj de arenaLa noche ya había caído. Sin embargo, un pequeño hacía grandes esfuerzos para no quedarse dormido; el motivo bien valía la pena: estaba esperando a su papá.
Los traviesos ojos iban cayendo pesadamente. Cuando se abrió la puerta, el niño se incorporó, como impulsado por un resorte, y soltó la pregunta que lo tenía tan inquieto:
– Papi, ¿cuánto ganas por hora? -dijo con los ojos muy abiertos. Sigue leyendo ¿Podrías venderme una hora de tu tiempo?

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

10 consejos útiles para ir a Misa con los hijos y enseñarles la importancia de la eucaristía

Misa con niñosTan importante como las explicaciones que les demos a los niños es nuestra actitud. He aquí algunos consejos para que a través de nuestro ejemplo, logremos que los hijos vivan la Eucaristía, la respeten y se comporten adecuadamente en ella: Sigue leyendo 10 consejos útiles para ir a Misa con los hijos y enseñarles la importancia de la eucaristía

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone