Con la Palabra de Dios

Miércoles de la Primera Semana de Pascua

“¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?” Ellos se detuvieron preocupados. “¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?”… ¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino…? (Lc 24,13-35)

Al resucitado no se le descubre en el templo, ni al calor del incienso.
Al resucitado se le encuentra por los caminos de la vida.
Incluso por los caminos de la desilusión y el fracaso.
Incluso por los caminos de abandono del grupo y del regreso a casa.
Incluso por los caminos por donde se camina tristes y encerrados en su propia frustración.

El fracaso de la muerte, sin la experiencia de la resurrección, a muchos los hunde en su propia desilusión.
Pero Jesús resucitado sabe comprender esos sentimientos de desaliento y tristeza.
Y el Resucitado se hace él mismo:
Compañero de camino de los que van tristes por la vida.
Caminante con los que caminan con el alma encogida y arropada por la tristeza.
Amigo con los que mutuamente caminan apoyándose en su propio fracaso y decepción.

El resucitado se hace:
Caminante con los que caminan.
Solidario de sus angustias y preocupaciones.
Nada de echarles en cara sus cobardías.
Nada de hacerles sentirse mal por haber tirado ya la toalla.
Nada de hundirles más en sus propias penas.

El resucitado comienza por hacerse débil como ellos, incluso ignorante de las posibles causas de su tristeza.
Sencillamente, con tono de un caminante más, se mete a compartir su estado de ánimo.
Pero no es el compañero que ayuda a sentir más el dolor del fracaso.
Jesús se hace, sin decirlo, y sin herir sus sentimientos, en traductor de sus propias dudas.
No ahonda el problema.
Ayuda a saber leerlo. Maravillosa pedagogía.
No se trata de dar respuestas que no han de entender.
Se trata de ayudarles a leer sus propias experiencias.
Se trata de ayudarles a poner luz en sus oscuridades.
Se trata de que sean ellos mismos quienes encuentran la luz al final del túnel.

Siempre resulta fácil:
Acusar a los que han fallado.
Condenar a los que se han equivocado.
Hundir más a los que ya están suficientemente hundidos.

Lo importante es:
Hacerse compañero de los que sufren.
Hacerse amigo de los que viven envueltos en sus inseguridades.
Hacerse compañero y amigo de camino de los que necesitan que alguien encienda una luz en sus vidas.
Hacerse guía sin humillar a los que van desorientados.
Hacerse respuesta sin herir los sentimientos ya heridos y golpeados.
Es la pedagogía de Dios de hacerles sentir el calor a unos corazones fríos ya por el fracaso y la frustración.

En la vida hay muchos que caminan con el dolor en el alma.
No piden ni quieren recetas. Necesitan amigos para el camino.
En la vida hay muchos que han perdido el sentido del camino.
No piden que les devolvamos el camino, sino que les ayudemos a encontrarlo.
En la vida hay demasiada gente aplastada por sus sufrimientos, fracasos y desilusiones.
No quieren falsos consuelos de palabras vacías.
Lo que necesitan es el calor de un amigo que les abra los ojos para que ellos mismos reencuentren el sentido y la dirección.

Pensamiento: No trates de solucionar los problemas de los demás, pero sí enséñales a solucionarlos.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

33 pensamientos sobre “Con la Palabra de Dios”

  1. Querido hermano: aprovecho tu renovado entorno web para darte las GRACIAS porque durante años me has alimentado a mí,(y por ende a mi comunidad parroquial), con tus recursos litúrgicos y homiléticos. Soy sacerdote franciscano, y doy gracias a Dios por este servicio a la Palabra que, decididamente, siempre has compartido conmigo y con, supongo, muchísimos más. Gracias, una vez más.

    1. Amigo y hermano Juan, una vez más: ¡Muchas gracias! por estas reflexiones que nacen de la experiencia de Dios que teje tu vida. Gracias por compartirnos el susurro de Dios que nace en el “hondón” y por darte cada día con tus ricos talentos. Nos haces mucho bien. Un día más, somos muchos los que Damos gracias a Dios por el Don, regalo y vocación de tu vida al servicio de la Iglesia. ¡Gracias de corazón!

    2. Me he metido accidentalmente en esta página y he querido ver el paso de DIOS por mi vida. Tengo sed de todo lo que me ayude a enamorarme de ÉL.
      Gracias, tu página está contribuyendo a ello.
      Tengo 78 ños. El Señor nos ha regalado un verano muy Suyo, según el decir de S. Teresa . Hemos tenido que suspender toda la programación de verano, incluso con los billetes comprados… dos operaciones a mi marido ( Que está muy bien, pero recuperándose ).
      Pido mucho por ti para que seas fiel a la IGLESIA y nunca dejes la ORACIÓN PERSONAL… para que tu trabajo, fruto de la unión con DIOS, produzca el fruto que está produciendo en mí.
      Méteme en tus misas, yo lo haré en las mías (aunque no te conozca…)
      TRINI.

  2. P. Jáuregui,
    Soy sacerdote brasileño de la Orden de los Clerigos Regulares (teatinos), y te agradezco mucho por tus aportes litúrgicos y homiléticos. Me ayudan mucho en mi ministerio sacerdotal.
    Saludos desde Brasil.

  3. Hola Padre, te escribo desde Costa RICA
    Primero te felicito por tus articulos y comentarios liturgicos
    solo quiero hacerte una sugerencia, ¿no pueden tus comentarios a la palabra de Dios de cada día ser archivados para verlos a cualquier hora aquí en america? Ya que en la tarde aquí ya aparecen el de el dia siguiente-
    gracias y bendiciones

  4. «Es peligroso leer el Evangelio. Yo estaba muy tranquilo. Pero un día leí el Evangelio de hoy y me inquietó.»
    Estoy de acuerdo contigo, P. Jáuregui. Si cuando lees, no apenas los evangelios, sino toda la Biblia, no te parece provocadora, es que no la estás leyendo bien…
    Gracias, P. Jáuregui, por tus reflexiones tan acertadas.

  5. Me uno a los comentarios que hacen los demas. Te felicito padre. A todos nos ayudas kucho convtus comentarios. Dios te bendiga.
    Enviado

  6. Gracias padre soy una gran seguidora suya, sus reflexiones me han ayudado mucho ya q las comparto en el blog de la Comunidad San Francisco Javier y en su pagina de facebook, estamos en Hong Kong, Dios bendiga su trabajo apostolico.

  7. Enormemente agradecida por poder contar con su ayuda a través de las reflexiones y materiales que nos aporta. Soy catequista de confirmación y reconozco que necesito de escritos como los suyos para poder tener más recursos y transmitírselos a mis chicos.
    Continuaré ojeando su página,

    saludos

  8. Amigo Juan: Quiero agradecerte hoy tu reflexión en el blog sobre la curación de la suegra de Pedro. Ese proceso en el que Jesús se acerca, toma su mano, cura y pone a la mujer en disposición de servirles es una manera de marcarnos la misión a los cristianos. Así queda muy claro que cristiano es el que da la mano, no el que cree que las tiene sólo para acumular. Manera preciosa de decirle al hermano tú eres importante para mí

  9. Jesús, se detiene y le mira… La mirada de Jesús es la única que levanta y hace que cada Ser recobre la dignidad.
    Hoy tenemos una en nuestro cotidiano vivir una misión. Jesús sigue deteniéndose y nos mira. A nosotros nos toca dejarnos mirar y coger nuestra camilla. Todos estamos invitados a seguir caminando para vivir el nuevo Paso de Jesús que trae gozo, esperanza y alegría a nuestras vidas. Que nos proporciona las herramientas necesarias para lo que cada día nos depara la vida, salen de su Palabra y nos lanzan a la Vida, a la celebración en comunidad y en la comunidad doméstica, sin esperar los frutos… Gracias Juan, adelante en tu misión.

  10. Estimado Juan, muchas gracias por este excelente servicio que nos haces a tanta gente que buscamos y gustamos alimentarnos de la Palabra de Dios. Un abrazo desde Perú

  11. Hola , hoy descubro por primera vez esta página . y me ha encantado, me hará un gran servicio para mi vida espiritual y para mi servicio en la parroquia como catequista. gracisa

  12. Me dices que mi comentario está pendiente de moderación. Como entiendo muy poco de ordenador… vi que no había : ” Enviar” ,sino “publicar comentario” . Pues pinché ahí. Mi real deseo era que no saliera,sino dar las gracias,porque me ha gustado y me ha hecho mucho bien.
    Haz con él lo que quieras.
    Muy, muy agradecida. Trini.

  13. ¡Qué agradable es encontrar siempre palabras llenas de vida y luz! Gracias por compartirnos tu experiencia de Dios. Te saludo desde un lugar llamado Michoacán, en México.

  14. Hola Juan Jauregui
    Desde Costa de Marfil, donde llevo 37 annos de misionero, sigo traduciendo tus reflexiones al francés y me sirven para ayudar a la gente a vivir la Palabra cada dia. Gracias por tu trabajo.
    Tienes un estilo sencillo y profundo a la vez que sale de los comentarios comunes…

  15. HOla juan jauregui, hace ya unos meses descubrí tu página web por casualidad. Te escribo para que sepas que son fantásticas todas tus reflexiones y también muy bueno todo el material litúrgico para las celebraciones . Las utilizó mucho en el trabajo que llevo a cabo en mi parroquia, que por cierto es parroquia nuestra señora de la encarnacion de Olvera provincia de cadiz. Vivo junto con mi familia y el sacerdote del pueblo en un pequeño santuario que esta en las afueras, la virgen a la que tanto queremos es la virgen de los remedios que por cierto estamos en año jubilar. Bien pues todos los días le pido que te guarde y proteja cuando hago mi oración personal. Las personas como tu nos ayuda os a que la relacion con dios fluyan mejor día a día. Enormemente agradecida me despido de ti ,si algún día bajas por estas tierras aqui tienes tu casa, de nuevo gracias y saludos encantada de haberte conocido

  16. P. Juan, saludo fraterno. A diario busco su comentario del Evangelio del día y lo comparto con varios contactos. Muchas gracias. Cuente con mi oración. Hna. Marianela Ramírez, d.d.J.

  17. P. JUAN QUE ENTREGA TAN PLENA A LA IGLESIA CON TUS APORTES A LA REFLEXIÓN CRISTIANA; HABER ENCONTRADO TU PAGINA ME HA AYUDADO MUCHO A PREPARAR REFLEXIONES Y HOMILIAS Y COMPARTO CON MUCHA GENTE TUS REFLEXIONES, LES GUSTAN MUCHO; DIOS TE BENDIGA SIEMPRE.

  18. P. P Juan Jáuregui Castelo. Agradezco al Señor haber encontrado su página. Le sigo ya hace tres años aproximadamente y reenvío su reflexión del Evangelio diariamente a más de 70 contactos por WhatsApp, entre ellos 6 sacerdotes, muchos a su vez la reenvían. Cada día su lectura es un abono al espíritu y produce sus frutos. El Señor le siga bendiciendo abundantemente. Todo nuestro afecto desde Puerto Ayacucho, estado Amazonas, Venezuela

  19. Acabo de leer hoy tu reflexión sobre el hijo pródigo y ya la he pasado a mi archivo. Me gusta ese proceso de pequeños pasos con el que describes con delicadeza el encuentro entre el padre y el hijo, después de haber contado las diferentes reacciones de su marcha. He releído otras dos descripciones del encuentro archivadas de años anteriores. Gracias por describir al Padre tan cerca de nosotros que no podemos dudar de cuanto nos quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Materiales Litúrgicos y Catequéticos

A %d blogueros les gusta esto: