Cuando fallan los cimientos

CimientosCUANDO FALLAN LOS CIMIENTOS DEL BAUTISMO

Cierto que el bautismo no es ningún edificio, pero sí es todo un programa de vida. Antes de decidirte por el seguimiento de Jesús y su reino, hay que pensarlo bien porque no admite vuelta atrás. ¿No podríamos decir lo mismo del bautismo?

¿Sobre qué base bautizamos a los hijos? Ciertamente sobre la fe de la Iglesia, pero más en concreto es bautizarlos en la fe de los padres. Por eso los padres deben renovar sus promesas bautismales antes de bautizar a sus hijos. Ahí viene la gran pregunta: ¿Tienen los padres suficiente fe sobre la que cimentar la fe sacramental del recién bautizado?

El Bautismo de un hijo plantea un serio problema y cuestionamiento a los padres, una revisión de su fe, porque si los padres carecen de fe o viven una fe aguada y sin vida, qué futuro le espera a la fe de su hijos bautizados con tanta solemnidad. Los hijos son bautizados en la fe de la Iglesia y su primera Iglesia es la “Iglesia Doméstica”. ¿Tiene la familia y vive la familia su verdadera fe? No basta decir que somos católicos. ¿Vivimos y practicamos esa fe? Porque la fe del niño no crece en base a ideas y teologías; sino en base a experiencias, a lo que ve. Me encanta cuando veo en las Misas a los padres con sus hijos chiquitos y les cogen su manito para que se santigüen. Ya se que a muchos les molesta la presencia de los niños en la Misa, pero acaso no es la misa la celebración de la fe en familia.

No bauticemos sobre la arena de una fe que ya se ha pulverizado en nuestras vidas, sino sobre una fe fuerte como la roca. Es ahí donde la fe de los hijos podrá cimentarse firme y segura.

      ¿CÓMO CIMENTAMOS LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO?

Si miramos la fragilidad de los matrimonios hoy, nos daremos cuenta de que la mayoría se han cimentado sobre la arena de los sentimientos y emociones, pero no sobre la roca del convencimiento y de una preparación seria y sólida.

Tengo serias dudas de que el enamoramiento y noviazgo sea un verdadero tiempo de preparación. Más bien pienso que es un tiempo de pasarlo bien, no crearse problemas y de esperar un posible matrimonio.

Los mismos cursos de preparación al matrimonio me parecen inútiles. No niego que alguna semilla quedará, pero de qué sirve un cursillo prematrimonial cuando ya todo está decidido, con fecha determinada e invitados ya comprometidos. Eso se llama cumplir porque la Iglesia lo exige, pero modifican en algo sus actitudes y comportamientos.

No estoy contra los Cursillos Prematrimoniales, pero sí creo que deben darse mucho antes. Al menos, al comienzo del noviazgo para crear en los novios la conciencia de responsabilidad que asumen al comprometerse tanto civil como religiosamente. No logro entender a esos novios que tienen dudas y para solucionarlas deciden “convivir una temporada para ver cómo les va”. Algo así como quien primero prueba para convencerse de lo debe comprar.

No diría que el matrimonio es menos importante hoy que ayer. Lo importante es cómo lo asumimos cada uno de nosotros y con qué mentalidad nos casamos. El enamoramiento y noviazgo es para echar unas bases sólidas sobre las que construir luego su amor. Sin estas bases el amor es demasiado frágil y débil e incapaz de resistir luego los primeros problemas que surgen en el camino. La misma importancia que damos a la celebración de la boda, la debiéramos dar a la preparación previa a la misma.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Un pensamiento sobre “Cuando fallan los cimientos”

  1. Comparto la reflexión al cien por cien y me parece muy importante provocar la reflexión en las parejas de cara a opción del matrimonio cristiano y también de cara al Bautismo.
    En la formación académica y laboral, no nos importa invertir y dedicar el tiempo necesario para ser más competentes, sin embargo, en nuestra formación cristiana nos hemos quedado en pañales y tampoco nos paramos a tratar con Él, como dice Sta. Teresa. Creo sinceramente que nuestra vida tiene pleno sentido en la medida que vamos siendo testigos activos, comprometidos y formándonos en nuestra Fe: Vivida y celebrada en nuestra comunidad de referencia , saliendo a la vida…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *