Cuaresma tiempo de oración

HOL01 AMSTERDAM (HOLANDA) 14/02/2014.- Fotografía titulada "Señal", realizada por el estadounidense John Stanmayer, que ha ganado el World Press Photo, según informó la organización del prestigioso galardón con sede en Amsterdam (Holanda) mediante un comunicado, hoy, viernes 14 de febrero de 2014. El jurado de la 57 edición del World Press Photo concedió hoy el galardón a la fotografía de 2013 a Stanmayer por su instantánea "Señal", en la que un grupo de inmigrantes africanos busca cobertura para sus teléfonos móviles en la orilla de Yibuti. EFE/JOHN STANMEYER / VII AGENCY/ NATIONAL GEOGRAPHIC/ SÓLO USO EDITORIAL. PROHIBIDO VENTAS, ARCHIVOS, CORTES O MANIPULACIÓN ALGUNA DE ESTA IMAGEN. SÓLO USO EN CONEXIÓN CON EL WORLD PRESS PHOTO

La Cuaresma puede ser definida como «el tiempo de catequesis de toda la Iglesia». A lo largo de la historia, los creyentes conformaron el sentido de la Cuaresma como tiempo bautismal y fueron plasmando las acciones que la configuran con originalidad propia: preparación a la celebración de la Pascua del Señor e invitación a adentrarnos personal y comunitariamente en el misterio pascual.

La Cuaresma es tiempo de escucha la Palabra
No se nos ocurre a nosotros lo que se le ocurre a Dios. Los planes de Dios no son nuestros planes. Los planes de Dios los tenemos que percibir en el gran plan de salvación que inauguró cuando llamó al hombre a la vida, y a Abrahán, Padre de los creyentes, a emprender la aventura de caminar en fe hacia la tierra que se le daría.
Sin escucha de la Palabra de Dios no es posible ni conversión ni cercanía de Dios.
Las formas concretas de realizar la escucha son muchas: los cursos, las conferencias, la dirección espiritual, las lecturas para profundizar el sentido de nuestra confesión de fe, todo cuanto ayuda a hacer al creyente más capaz de dar razón de la fe que le anima… La Cuaresma acentúa y potencia la escucha de los textos bíblicos más relevantes de nuestra salvación.

La Cuaresma es tiempo de oración
La oración brota de la escucha de la Palabra. Para que nuestra oración no sea palabrería, se tiene que alimentar en el silencio y en la contemplación de la Palabra. Jesús, al inicio de la Cuaresma, nos invita a orar, entrando en nuestro cuarto, cerrando la puerta y orando allí (Mt 6,6). Que el testigo principal sea el Padre del cielo. Sin oración no hay ni trato ni conocimiento real del Dios de Jesús. Él mismo se retiraba a orar en solitario.
Las comunidades cristianas y los grupos eclesiales suelen proponer en Cuaresma iniciativas especiales de oración y tiempos de encuentro con el Señor: en este sentido hay que enmarcar los retiros, las convivencias, la meditación de la Palabra rezada, los ejercicios espirituales, los días de desierto y de silencio, las escuelas de oración…

La Cuaresma es tiempo de ejercitar la caridad
Fruto de la Palabra escuchada y rezada es el ejercicio de la caridad o apertura a los demás, especialmente a los necesitados. «Lo que hicisteis a uno de estos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25,40). La oración nos pone ante la consideración de Dios como primero y principal, y nos ayuda a reconocerle en el prójimo. Alimentados de Dios, somos capaces de reconocerle en los hermanos.
En este contexto tiene sentido la abstinencia (privación voluntaria de un alimento -tradicionalmente la carne- para recordarnos que no sólo de pan vive el hombre), y el ayuno (privación de todo tipo de comida, pasar hambre, para recordarnos que nuestro alimento esencial es Dios y su palabra; teniéndolo todo, si no tenemos a Dios, no tenemos nada. No nos privamos de comer o de otras cosas para no gastar, para tener más, sino para que otros tengan. Siendo Dios central en nuestras vidas, descubrimos lo que no nos es esencial y lo repartimos entre los que no tienen. Nos privamos para dar, para dar de lo nuestro y no de lo que nos sobra. Dar es reconocer que no nos saciamos con cosas y, también, reconocer que el hermano necesita lo nuestro. Es el sentido de la limosna, del compartir, y de darnos a los demás. En el lenguaje cristiano, a este compartir se le denomina: ejercicio de la caridad.
En el cristianismo no damos de lo nuestro para tranquilizar la conciencia y seguir viviendo a lo grande, sin que nos falte nada. Damos porque teniendo a Dios como bien, todo bien es siempre secundario. Damos de lo que somos y tenemos, no de lo que nos sobra.

La Cuaresma es tiempo de celebración sacramental
La misa del domingo adquiere una importancia primordial como itinerario de vida cristiana. Las lecturas que se proclaman en la celebración dominical son un itinerario de fe y de renovación-revisión de nuestra respuesta de fe. Además, dos sacramentos son especialmente importantes en el tiempo cuaresmal: el Bautismo, al que algunos se preparan y del que los ya bautizados renovarán las promesas hechas en él; y el sacramento de la Reconciliación o
Penitencia, como celebración de la misericordia de Dios y de nuestra condición de pecadores que quiere renovarse y transformarse en el hombre nuevo.

Oración

Te damos gracias, Señor;
porque siempre eres grande con nosotros.
En estos días tú nos convocas
para que reconozcamos nuestra realidad
y volvamos a los caminos de la paz.
Confesamos, Señor; que, como niños pequeños
queremos vivir de antojos a nuestra medida
y caminar por caminos que no son tus caminos
Tú, Dios de bondad,
gritas y sales a nuestro encuentro
para que volvamos sobre nuestros pasos.
Gracias te damos, Señor; Dios santo,
fuente de toda santidad
que quieres que todos seamos santos.
Gracias, te damos, Señor;
Dios santo, por tus continuas invitaciones
para que seamos santos como tú eres santo.
En esta Cuaresma, danos la gracia
de seguir el camino de tu Hijo Jesús,
que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

NOTA: En la sección “ORACIÓN”, en el apartado “Orar en Cuaresma”, tendrás una oración para cada día de Cuaresma.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Un pensamiento sobre “Cuaresma tiempo de oración”

  1. Muchas gracias por la información que me brindan sobre la música salmos cánticos litúrgicos según el ciclo correspondiente… Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *