¿Dónde está Dios?

Reyes magos 2Tres peregrinos que buscan. Es la vocación del peregrino, hacer camino, buscar una meta. Estos tres peregrinos creen que lo que ellos buscan todo el mundo lo conoce. Todos deben saber dónde encontrarlo, por eso cuando llegan a Jerusalén lo primero que hacen es preguntar: “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido?” La pregunta los encuentra a todos desprevenidos. ¿Quién se va a preocupar dónde ha nacido Dios? Pese a que el Niño nació en Belén, cerca de Jerusalén, en Jerusalén nadie se ha dado por enterado. Esa fue la gran realidad del nacimiento de Dios entre los hombres y esta parece ser la condición de Dios con nosotros.

Jacob, después de una noche luchando con Dios, termina por reconocerlo y exclama: “Dios está aquí y yo no lo sabía.” (Gén 28,16)

Con frecuencia es lo que nos sucede a todos. Dios está a nuestro lado, “pero nosotros no lo sabíamos”. Dios está en nuestro camino, pero “nosotros no lo sabíamos”. Dios está en el hermano que tenemos a nuestro lado, pero “nosotros no lo sabíamos”. Dios está en ese necesitado que nos tiende la mano, pero “nosotros no lo sabíamos”. Dios sí está, pero nosotros no lo sabíamos, no lo conocíamos. Podemos pasar la vida codeándonos con Dios; sin embargo, llegar al final del camino, sin habernos percatado de que Dios “estaba aquí”.

La gran pregunta que la cultura moderna hace a la Iglesia y al cristiano es la misma de los Magos: “¿Y dónde está Dios hoy en nuestra sociedad?” Es una pregunta que nos viene desde la filosofía y desde la teología y desde la cultura. No nos piden ideas sobre Dios, nos piden que se lo mostremos, que les digamos dónde poder encontrarlo.

Pero el hecho mismo de que alguien nos pregunte, ya nos está diciendo otra cosa. Si alguien te pregunta “¿dónde está Dios?”, de alguna manera nos está indicando que no lo ve en nosotros. Cuando alguien le pregunta a la Iglesia “¿dónde está Dios?” le está diciendo que Dios no es visible en ella. Cuando alguien pregunta a un cristiano, “¿dónde está Dios?”, le está diciendo que Dios no es visible en su vida. Por eso, la pregunta “¿dónde está Dios?” no es solamente para que les indiquemos dónde encontrarlo es también una pregunta de quien no logra descubrirlo en nuestras vidas.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *