El ayuno que Dios quiere

Ayuno“Apartad de mi vista vuestras malas acciones. Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien. Buscad la justicia, socorred al oprimido, proteged el derecho del huérfano, defended a la viuda.” (Is 1,16-17)

Dios no es enemigo del estomago.
Ni los estómagos vacíos dan más gloria a Dios.
Dios no se recrea viéndonos sufrir ante un buen plato de comida prohibido.
La salvación y el amor a Dios no pasa por el estómago.
Lo que el Señor quiere es algo muy diferente:

“Dejad de hacer el mal”. Sobre todo el mal a los demás. Que dejemos nuestros rencores y resentimientos. ¿De qué sirve un estómago vacío con un corazón lleno de odios?

“Aprended a hacer el bien.” No basta no hacer el mal. Hay que hacer el bien. No basta no odiar. Hay que amar. No basta no herir con la palabra. Hay que hablar amablemente. No basta no robar. Hay que aprender a dar y compartir. No basta decir “yo no robo, yo no mato”. ¿Y el bien que puedo hacer?

“Buscad la justicia.” No basta esperar la ocasión para ser justos. Hay que ser promotores de la justicia. Mientras cada uno no tenga lo suyo, es inútil acumular lo nuestro. Hay que ser justos como esposos. Hay que ser justos como padres. Hay que ser justos como hijos. Hay que ser justos como hermanos. Hay que ser justos con todos.

“Dar sus derechos al oprimido.” Demos y reconozcamos los derechos del esposo y la esposa, los derechos de los padres y de los hijos, de los hermanos, los derechos de todo el mundo. Las esclavitudes tienen muchos rostros. Tienen rostros de esposas, de padres y de hijos y de hermanos y de prójimos. Mientras haya oprimidos en nuestra vida, ¿de qué sirven los estómagos vacíos?

¿Cuántos oprimidos hay por mis juicios y críticas? ¿Cuántos oprimidos hay por mi genio y mal humor? ¿Cuántos oprimidos hay por mi intolerancia? ¿Cuántos oprimidos hay por mi egoísmo? ¿Será mi vida la cárcel donde gimen demasiados esclavos y oprimidos que esperan su liberación.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

3 pensamientos sobre “El ayuno que Dios quiere”

  1. La razón te asiste, preciso para el tiempo de Cuaresma…..el sentido del ayuno va mas allá de privarse de los alimentos solamente, es actuar según la voluntad del Señor, es decir y hacer según las enseñanzas de Jesucristo. Primero el próximo !

    La Paz contigo.
    Pd. me lo llevo, con tu permiso claro.

  2. Este texto me acaba de aclarar una duda de años. Ahora es posible comulgar con la idea de que el ayuno que Dios quiere de nosotros NO es literal, NO es digestivo. En tal caso, moriríamos de hambre al concluir la cuaresma. Se trata de ofrecer un sacrificio que sea agradable al señor, dejar de abandonarnos a la ira de juzgar y castigar a los demás, dejar las alegrías pasajeras y concupiscentes que, a la larga nos causan sufrimiento. Mil gracias por este artículo

  3. Amigo y hermano Juan, una vez más esta reflexión que nos compartes en este tiempo de cuaresma, nos invita a tenerla de cabecera cada día y nos sigue recordando el buen rostro de Dios que tantas veces desdibujamos. Aquí tenemos el exámen de conciencia que cada día tenemos que hacer y acercarnos con gozo y alegría a celebrar la reconciliación sacramental que el buen Dios nos regala. En esta tarde me quedo rumiando estas palabras: ¿Cuántos oprimidos hay por mis juicios y críticas? ¿Cuántos oprimidos hay por mi genio y mal humor? ¿Cuántos oprimidos hay por mi intolerancia? ¿Cuántos oprimidos hay por mi egoísmo? ¿Será mi vida la cárcel donde gimen demasiados esclavos y oprimidos que esperan su liberación?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *