El silencio de Dios y ¿el silencio de los hombres?

silencio-de-diosVitaminas para caminar

1.- En la muerte de Jesús extraña el misterio del silencio de Dios. Dios calla. Pero tampoco deja de extrañar el silencio de los hombres. ¿Dónde está la voz de los hombres dando cara por Jesús? ¿Por qué calla Dios? ¿Y por qué callaron los hombres?

2.- Muchos se quejan del silencio de Dios, cuando tantos inocentes viven la crucifixión de la carencia de todo. Y ¿dónde está tu voz de protesta o de esperanza? Tu silencio ¿no tendrá mucho de culpabilidad y complicidad?

3.- El silencio de Dios no es impotencia de Dios. Tampoco asentimiento de Dios. Es respeto a tu libertad. Su omnipotencia no reemplazará jamás tu responsabilidad.

4.- ¿No será tu silencio el silencio que hace callar hoy a Dios? Cuando tú callas ante la injusticia, Dios calla, se queda sin voz, porque desde la muerte de Jesús, Dios habla a través de los hombres.

5.- El silencio de Dios es el silencio de la espera. Él hablará. Pero ¿cuándo? Tal vez no hable hasta cuando todas tus posibilidades humanas se hayan agotado. ¿No será tarde? La Pascua nunca es tarde.

6.- El silencio de Dios en la Muerte de Jesús es el nuevo rostro de Dios. Desde entonces, Dios ya no puede ser interpelado para pedirle que haga por nosotros lo que nosotros estamos llamados a hacer. Ya nadie podrá culpar a Dios de lo que tú haces.

7.- Dios habla a través de la Palabra y del silencio. Por la Palabra nos dice lo que debemos hacer y cómo debemos hacerlo. Cuando calla, nos está preguntando si lo hemos hecho. Por eso no basta interpretar sus palabras. Hay que interpretar también sus silencios.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *