El viento y las raíces

viento y raíces 2Un médico, a punto de jubilarse, tenía como hobby plantar árboles en una gran finca que rodeaba su casa. Plantaba árboles todos los días. Por falta de tiempo o de conocimiento, se olvidaba de regar las nuevas plantas, de forma que éstas crecían muy despacio. Con verdadera preocupación, un vecino le dijo que los árboles tardarían mucho en crecer -si es que llegaban a hacerlo-, porque les faltaba agua. Y el médico, con mucha sencillez, expresó una fantástica teoría. Explicó que, si regaba las plantas, las raíces se acomodarían en la superficie y esperarían siempre el agua más fácil, la que viene de arriba. Como él no los regaba, los árboles tardarían más en crecer, pero sus raíces tenderían a bajar hacia el fondo en busca de agua. Así, según su teoría, los árboles tendrían raíces más profundas y serían más resistentes a la sequía, al viento y a todas las intemperies.
El vecino cambió de vivienda y, solamente después de muchos años, volvió por allí. Todo seguía más o menos igual. Pero había una diferencia: en la finca del médico había un frondoso bosque.
Era un día de viento muy fuerte y los árboles de la calle estaban arqueados; algunos de ellos mostraban las señales del viento, con brotes y troncos partidos. Pero los árboles de la finca del médico estaban sólidos y parecía que no les afectaban las embestidas del viento. Sus raíces estaban hundidas en la profundidad del suelo.

Hay padres que intentan evitar todas las dificultades a los hijos.
Imaginan que amar es criar al hijo como en un invernadero, protegiéndolo de todo y de todos. «Pobrecito», se justifican los padres, «es tan pequeño», y lo rodean de mil protecciones. En consecuencia, no están preparados para la vida, puesto que ésta no es precisamente un invernadero. Sus raíces no crecen y, ante la primera ventolera, muestran su fragilidad. Sobre todo en nuestros días, cuando ya nada parece ser sólido y definitivo, es importante educar y educarnos en la espiritualidad de la resistencia. Las raíces necesitan profundizar, pensando no en lo más fácil, ni en lo más cómodo, sino en lo necesario. Lo importante no es la facilidad del momento presente, sino la capacidad de enfrentar los vendavales del mañana.

Para reflexionar:
. ¿Das también gracias a Dios por las dificultades que te surgen?
. ¿Qué significa educarse en la espiritualidad de la resistencia?

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *