Escaleras de tijera

escaleras de tijeraQuerida Familia:

Existen las escalares simples. De una pieza. Esas sólo sirven para subir y bajar.
A mí me gustan más las escaleras de tijera. Tienen una base de seguridad amplia. Y terminan juntándose en la punta. Es para mí, uno de los mejores símbolos del amor y la pareja.

Son dos.
Los dos comienzan un tanto lejos el uno del otro.
Las diferencias sirven también de base para un buen amor.

Un peligro:
Que los dos se queden en la base.
Los dos seguros por su apoyo en la tierra.
Pero los dos distanciados.

Un desafío:
Llamados a crecer como pareja.
En la medida que cada uno crece, más sube.
Cada golpe de crecimiento y maduración es un peldaño que los hace subir.
Cuanto más sube cada uno por la escalera, más cerca está del otro.
Hasta que, cuando llegan a su plena maduración como personas, entonces llegan a la cima de la escalera.
Y ahí en la punta se funden los dos en el último escalón.

Madurar como personas es la manera de subir y crecer.
Madurar como personas en el amor, es la manera de ascender y crecer.
Y a mayor maduración, mayor ascenso.
Y a mayor ascenso mayor acercamiento.
Hombre y mujer se encuentran no en el llano.
Hombre y mujer están llamados a encontrarse en lo alto, en la cima.

Es que, lo que une de verdad no es el simple encuentro de los cuerpos, sino el encuentro de las personas. El encuentro de las almas. El encuentro de los espíritus.

Los cuerpos se juntan.
Las almas se unen.
Los cuerpos se juntan.
Pero sólo las personas crean por dentro la verdadera comunión.
Los cuerpos se juntan.
Pero sólo las almas puede decir: “nosotros”.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *