Hablar de Dios ¿cómo?

Hablar de DiosCuando yo era pequeño había siempre un día de otoño en que las noches empezaban a ser más que frescas; al acostarme notaba con sorpresa y satisfacción que mi madre había puesto una manta en la cama y ¡qué bien se estaba! No había hecho falta decirle que teníamos frío.
No habíamos pasado ninguna noche con frío. La manta llegaba puntual a su cita…”.
Muchos años después, cuando he sido yo el que he realizado esa tarea con niños pequeños, me he dado cuenta de la atención, el trabajo y el cariño que hay tras ese gesto tan sencillo, pero a la vez tan oportuno.
. ¿Qué tiene que ver esto con Dios? Pues mucho… Quizá la palabra Providencia le dice bien poco a un niño y, sin embargo, la Providencia de Dios, ese cuidado amoroso, que decía el catecismo, es lo de la manta que llega a tiempo, o las botas de agua que también nos tenía preparadas cuando empezaba el curso por si llovía…
De Dios se puede hablar de muchas maneras, con y sin palabras. Aunque nuestros hijos sean pequeños, siempre hay maneras de decirles cómo es Dios: un Padrenuestro al oído cogiendo sus manitas entre las nuestras, o mezclando las palabras con caricias… Quizá no entiendan las palabras, no importa, más tarde llegará el momento de entender. Ahora es el momento de “dejarse mojar”, de oír Padre y saber que Padre es ternura, entrega, presencia…
Llegar a lo explícito, a una fe confesada requiere experiencia de Dios y se hace experiencia desde el principio, desde lo que somos capaces de captar por todos los sentidos, desde lo que podemos saber de Dios por sus huellas en la vida diaria.
Para el que sabe ver -y se puede aprender a mirar- todo habla de Dios.
Sabremos que Dios es amor cuando hayamos experimentado el amor, cuando nos hayamos sentido amados gratuitamente. Podremos confiar en Dios si sabemos lo que es la acogida incondicional…
Tenemos que llenar de contenido las hermosas palabras. Dar vida a las palabras para que cuando las oigan nuestros hijos tengan imágenes a donde agarrarse. Hay una palabra que me gusta especialmente, es la palabra misericordia. Tampoco sabría muy bien definirla, pero me parece que es como cuando un hijo está columpiándose en una silla, atrás, adelante… ¡Qué te vas a caer! Se lo repites: ¡te vas a hacer daño!
De repente, la caída, el llanto… y, entre besos, ponemos hielo en el chichón y le hacemos caricias, a veces menos de las que nos pide el cuerpo por aquello de no perder la autoridad… Luego, por la noche, ya en la cama, comprobamos que el chichón ha bajado. Volvemos a besarle. ¡Que se entere que le queremos entre sueños!
Digo yo que la misericordia de Dios debe ser algo así. De Dios decimos que tiene entrañas de misericordia. Yo creo que hace con nosotros como nosotros con nuestros hijos, también nos besa entre sueños… aún cuando nos equivocamos.

Para la Reflexión:
– Evoca algún gesto concreto en el que tus padres han sido para ti “carne de Dios”,
– Piensa en algún gesto concreto en el que tú has “hablado” de misericordia, de perdón, de providencia con tu decir y/o con tu hacer.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *