Hora Santa

HORA SANTAHora Santa

Atrévete a rezar

Claro, atrévete a rezar hoy un poco más que ayer. Al principio lo harás con cierto miedo, con recelo y hasta con cierta desconfianza. Con Dios nos sucede como con las personas. La primera vez que las conoces te parecen distantes, luego terminas viéndolas muy cercanas a ti. La oración acorta las distancias entre tú y Dios.

Atrévete a rezar. ¿Por dónde comenzar? Por cualquier sitio. ¿Crees que Dios te va a examinar de gramática? Si tienes miedo a hablar, díselo: Señor, te tengo miedo. Si no sabes cómo hablarle, díselo: Señor, no sé cómo decirte que… El está acostumbrado a los torpes como tú y eso le encanta.

Atrévete a rezar. ¿Para qué? Para nada. ¿Es que para hablar con los demás siempre necesitas razones? Hablar sólo cuando existen razones es hablar por necesidad. Con Dios se puede hablar hasta para pasar el tiempo, para no aburrirte y para que Él no se aburra. Comienza hoy.

Atrévete a rezar hoy. ¿En qué momento? ¿Y por qué siempre hemos de andar buscando el momento oportuno? Los niños nunca hablan oportunamente, para ellos no existen oportunidades. Ellos hablan, aunque los mayores se fastidien y los manden callar. Si esperas tener oportunidades para hablar con Dios, nunca las encontrarás.

Atrévete a rezar. ¿Qué le pides? ¿Por que siempre tenemos que pedirle algo? Dios no es una farmacia donde se piden aspirinas. Dios es alguien. Y para hablar con alguien no se necesita pedirle nada. A Dios le encanta la gente que le pide, pero le fascinan aquellos que le hablan por hablar y no le piden nada. Él ya sabe lo que necesitas.

Atrévete a rezar hoy. ¿Que si te escuchará? ¿Le has hablado alguna vez y estás seguro de que no te escuchó? Dios no tiene orejas. Es pura oreja. Dios escucha siempre, hasta cuando le dices estupideces. ¿Acaso no tenemos derecho a hablarle a Dios también estupideces? Para un padre, el hijo nunca habla estupideces, le basta saber que es su hijo.

Atrévete a rezar. Pero eso sí, cuando le reces, no pretendas convencerle a Él. Él ya está convencido. Es preferible que trates de convencerte a ti mismo. Algunos creen que deben rezar para convencer a Dios de sus problemas. Sería preferible que se convencieran primero ellos de que Dios no les va a solucionar lo que ellos pueden solucionar, pero siempre les dará fuerza para hacerlo. Comienza hoy.

Yo no sé orar

¿Quién te ha dicho que no sabes orar?
¿No sabes estar en silencio delante del Señor?

¿No sabes decirle: “Habla, Señor, que te escucho”?
¿No sabes decirle: “Hoy estoy alegre, Señor”?
¿No sabes decirle: “Hoy estoy preocupado, Señor”?
¿No sabes decirle: “Estoy sin trabajo, Señor”?
¿No sabes decirle: “Estoy de mal humor, Señor”?
¿No sabes decirle: “Me preocupa mi hijo, Señor”?
¿No sabes decirle: “Qué piensas de mi, Señor”?
¿No sabes decirle: “En qué te estoy agradando, Señor”?
¿No sabes decirle: “En que te estoy fallando, Señor”?
¿No sabes decirle: “Qué quieres decirme hoy, Señor”?
¿No sabes decirle: “Que esperas de mi hoy, Señor”?
¿No sabes decirle: “Perdóname, Señor”?
¿No sabes decirle: “Quiero ser bueno, Señor”?
¿No sabes decirle: “Gracias, Señor”?
¿No sabes decirle: “Estoy cansado y triste, Señor”?
¿No sabes decirle: “Qué hago por los demás, Señor”?

Según el día y el momento repites una y mil veces lo mismo.
Dios no se cansa aunque repitas las cosas.
¿Acaso tu hijo pequeño no te repite las cosas cada día?
No. No fuerces tu mente.
Deja en silencio tu corazón.
No hables. Escucha el silencio y en silencio.
Imagínate que Él te está mirando y se ríe al verte.
¿Ves cómo sabes rezar?
Es cuestión de ponerse a ello.

Aquí se recogen cuatro modelos de Hora Santa realizados por el autor en sus parroquias.
Al proponerlos, hay que decir:
– Los esquemas son orientaciones. Cada comunidad y cada grupo tiene su estilo que le lleva a un uso “creativo” de cuanto aquí se sugiere.
– Los esquemas no son únicamente para el Jueves Santo. Pueden valer para otras ocasiones en las que la comunidad se reúne en torno a la Eucaristía.
– La estructura larga y con mucho material, de ninguna manera indica que haya que hacerlo todo. Hay que saber preparar con cuanto aquí se ofrece.

PEDIDOS: Editorial CCS
Alcalá, 166 / 28028 MADRID
Tfno: 917252000
sei@editorialccs.com

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Materiales Litúrgicos y Catequéticos

A %d blogueros les gusta esto: