Introducción a la Cuaresma

cuaresmaTengo la sensación de que los cristianos no sabemos de qué va eso de la Cuaresma. Por eso aquí detallo algunos puntos que pueden ayudarnos:
En un primer momento (al menos tres siglos) la única fiesta de los cristianos era la Pascua, a la que se fueron añadiendo días de preparación que corresponden a nuestro actual Viernes Santo, Sábado Santo y el Domingo de Pascua. Esta es la fiesta de las fiestas. Ninguna fiesta le supera. La resurrección de Jesús es eje vertebral de nuestra fe. Una pena que vaya más gente al Miércoles de Ceniza que a la Vigilia Pascual….
También hay que tener en cuenta, para conocer la historia de la Cuaresma, que en un principio SOLO se bautizaba a los adultos. El día NORMAL del bautizo era SOLO la Vigilia Pascual. La preparación al bautismo duraba, de ordinario, tres años. Salir de las costumbres que tenemos, salir del pecado, salir de los hábitos paganos arraigados en la misma piel, cuesta y exige tiempo. Imagínate lo que cuesta dejar de fumar, o dejar esas “costumbres” que cada uno nos hacemos… La conversión no es cosa de una charlita… ¡¡La de reuniones que hemos tenido, y seguimos siendo lo mismo y los mismos!! Convertirse, ser de otra manera es peliagudo… Por eso hay que darse tiempo. El final de traca de la preparación al Bautismo era una preparación más intensa: cuarenta días, la actual cuaresma. Los que se iban a bautizar (=los catecúmenos, los que habían hecho el tiempo de preparación o catecumenado) durante los cuarenta días previos a la Vigilia Pascual tenían “sesión de entrenamiento doble o concentración especial” (en términos deportivos que diríamos hoy) que se basaba en estas cosas:

– Encuentro con los textos principales de la Biblia que preparan al bautismo (pasajes de la tentaciones –el primer domingo-, pasaje de la transfiguración de Jesús –segundo domingo-, pasaje de la samaritana –tercer domingo-, pasaje del ciego –cuarto domingo-, pasaje de la vida dada a Lázaro –quinto domingo-). Estos pasajes son como el resumen de lo que es la fe, creer, aceptar a Dios. Estos textos eran leídos, explicados, meditados, rezados…

– Se preparaban con el ayuno. Ayunaban no para fastidiarse. No tiene sentido fastidiarse en cristiano. Si nos privamos de algo (y eso nos trae algún fastidio como consecuencia) es para acercarnos a lo esencial, es decir, a qué significa decir que creo en Jesús, qué significa que he dicho sí a Dios, qué significan mis compromisos bautismales. A veces, como pasa con los matrimonios, la persona elegida queda un poco en segundo plano, se intima poco con ella, se charla poco o de cosas superficiales con ella… Hoy, de la misma manera que los catecúmenos tenían un tiempo especial para prepararse al bautismo, los ya bautizados hacemos lo mismo para “reavivar y refrescar” nuestro bautismo. Es alarmante, por ejemplo, la incultura religiosa que tenemos, el desconocimiento de la Biblia, de las cosas sencillas, de los sacramentos, de las nociones de la fe. No podemos vivir sólo de ser profesionales excelentes, ni de leer novelas ni de navegar por el ordenador… Tenemos que sacar tiempo para rejuvenecer nuestra fe, tenemos que ayunar de algo a lo que dedicamos tiempo para dedicar tiempo a lo de ser creyentes, o como dice el evangelio del domingo: “No nos podemos alimentar sólo de pan”, tenemos que alimentarnos de “las cosas de la fe”, conocer mejor nuestra fe que hoy por hoy no entra en las preocupaciones de un montón de gente… que se llama cristiana…

. El descubrirnos pecadores, despreocupados de las cosas de Dios nos lleva a exigirnos algo más de tiempo de oración, de “cambios de dirección”, de prohibirnos cosas como tú se las prohíbes a tus hijos para que aprueben la evaluación. “Prohibirnos cosas” no es para fastidiarnos, sino porque hemos descubierto que hay “algo mejor” que lo tenemos olvidado y hay que recuperarlo. Y nos sentimos un poco “culpables” de vivir al margen de lo esencial… Por eso nos “imponemos” determinados gestos, o prohibiciones: que si no comer tal cosa que me gusta. Y cuando siento ganas de tomar la cervecita que me encanta me digo: “No la tomo y el no tomarla me sirve para recordar que tengo que “gustar” las cosas de Dios, que las tengo un poco olvidadas”. “No, no la tomo, porque tengo olvidados a los más necesitados y esto me ayuda a acordarme de ellos y a darles esto de lo que me privo”

. El ayuno y la abstinencia (no comer, no comer determinados alimentos) tiene un sentido pedagógico y penitencial: acordarme de lo esencial, corregir los olvidos pasados y ponerme en camino con más coherencia… Hay unos ayunos y abstinencias tradicionales (la carne), pero quizás no son los que más me ayudan… y entonces yo, que sé cuál es el sentido de las cosas, me impongo otros. No desprecio como niñería el no comer carne, no. Pero me digo: “Para mí es más significativo no fumar, no tomar cerveza, no tomar el aperitivo los domingos, no tomar alimentos de primera y me conformo con los de tercera clase, con los yogures que cuestan 0’40 y no con los de 1’85”. Y esto lo hago porque a veces vivo a lo mío, sin pensar en Dios ni en los demás. Y doy a los pobres lo que ahorro.
. La oración es importante en Cuaresma. Claro, lo es siempre, pero en este tiempo le dedicamos más tiempo. Siempre es importante charlar con los hijos, con la esposa/o. Pero cuando vemos que la cosa no va bien, insistimos, aumentamos la dosis de entrega y de dedicación. En Cuaresma los cristianos acentuamos “el trato con Dios” porque estamos convencidos de que Dios “tiene algo que decirnos para que crezcamos” y eso exige tiempo, como exige tiempo estar con el hijo para que te diga lo que quiera, no lo que tú le preguntas… Y lo mismo con la esposa/o. Hay cosas que solo se dicen si delante hay mucho tiempo. Hay cosas que nunca las decimos porque nos las pregunten, sino “porque salen en la conversación”, “porque esperan su momento”.
La Cuaresma es netamente un tiempo de “ejercicios” para revitalizar nuestro bautismo y ponerlo al día; una especie de ITV porque “el coche” de tantos kilómetros recorridos se desgasta y necesita “atenciones especiales” y “reparación a su medida”.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *