La vida es breve

la vida es breveLa vida es breve para quien la vive a fondo. En cambio, la vida es demasiado larga para quien no la vive sino que la soporta. Friedrich Hebbel escribía: “A más de uno que dice que la vida es breve, le parece el día demasiado largo.”

El día es largo para quien no tiene nada que hacer.
El día es corto para quien vive comprometido con la vida.
La misa es larga para quien está y no la vive.
La misa es corta para quien la vive como experiencia de Dios.
La homilía es larga para quien no tiene ganas de escuchar.
La homilía es corta para quien tiene ganas de escuchar a Dios en su corazón.
Nunca falta quien no sabe qué hacer con su vida y vive aburrido.
Nunca falta quien no sabe qué hacer en la misa y se siente aburrido.
La vida es importante para quien la vive.
La vida es importante para quien le pone vida a la vida.
La vida es importante para quien siembra vida en la vida.
Todo depende de cómo se viven las cosas.
Todo depende de lo que hacemos.
Todo depende de cómo amamos.
Porque cuando dos se aman el tiempo les parece corto.
Pero cuando dos no se aman miran al reloj porque el tiempo se les hace eterno.
El problema no está en las cosas, sino en nosotros frente a las cosas.
El problema no son los demás, sino cómo nos vemos y cómo nos situamos frente a los demás. Los niños se lo pasan estupendo con un juguete.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *