Liturgia

¡Si es que no dicen nada!
Homilías

Cuando me comentabais el otro día que os resulta difícil encontrar una iglesia “decente” porque la mayoría de los sermones no dicen nada, recordé lo que tantas veces he escuchado al un tío mío:
Si es que hay homilías que no dicen nada.
No sé a quién hablan.
No sé si están en este mundo.
Si es que se nota que ellos mismos no se lo creen. Hablan por oficio, no les sale del corazón.

La verdad es que me ponéis en un compromiso gordo.
No está en mis manos convertir a los predicadores. Desde aquí podemos hacer una llamada a todos los que lean esta página para que se tomen más en serio la preparación y meditación de la homilía.
Lo primero que veo reflejado en vuestra queja es una sana preocupación.
Muchos cristianos, al elegir la celebración de la Eucaristía, en las poblaciones que lo permiten, se fijan mucho en la persona que hace la homilía. Buscan “alimento” de palabra buena, de palabra que llegue a su corazón, que les abra los ojos para vivir como creyentes y para entender la Palabra de Dios. Es algo que hay que aplaudir y tener muy en cuenta. La gente que va a misa no se conforma con cualquier cosa.
No sé si los predicadores se han enterado de este anhelo del pueblo de Dios.

¿Qué os propongo?

En la comunidad cristiana donde estáis, podéis animar para formar, si no existe, un grupo de estudio y meditación de la palabra de Dios del domingo, en el que participe el presbítero o presbíteros que tienen que predicar.
Creo que nos vendría bien a todos y ganarían mucho las celebraciones.
Conozco grupos de reflexión que han descubierto la importancia de ahondar en la Palabra de Dios.
Aunque después “no les digan nada” en la homilía, ellos ya se la llevan puesta.
No siempre esto será posible.
La tercera pista que os doy, para vosotros no tiene secretos: el uso de internet.
Hoy encontramos en la red sitios verdaderamente extraordinarios con comentarios de la liturgia de la Palabra.
Los hay de todos los colores.
Poco a poco, vosotros tenéis que quedaros con uno o dos que os parezcan más serios, ricos e iluminadores de la existencia creyente.
Ya sé que internet es más frío y le falta el calor de la presencia de las personas …
Pero a veces es lo único con lo que contamos.
(Buscad: Palabra de Dios del domingo, homilía del domingo, predicación).
Es importante aprovechar todo lo que tenemos al alcance de la mano para saciar nuestra hambre de noticias de Dios. Ya me contaréis qué es lo que os ha sido posible.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

4 pensamientos sobre “Liturgia”

  1. Gracias hermano, por tan importante información sobre el significado del Misterio dejado por nuestro Señor en la Santa Misa, aclara mucho el acto del sacrificio que se ofrece a Dios Padre en el nombre de su hijo amado Jesucristo. Permite entender mucho más lo que significa ir a Misa y a ofrecernos con humildad a Dios nuestro Padre.

  2. Soy un laico comprometido y me estoy iniciando como Coordinador de Liturgia en mi Parroquia San Juan Bosco de la ciudad de Táriba – Táchira- Venezuela. Un sacerdote me recomendó su página, la cual he conseguido muy interesante y catequética en cuanto al la liturgia como tal; gracias Padre y que el Espíritu Santo le siga iluminando para nosotros seguir instruyéndonos e ir acabando con lo que el Papa Benedicto XVI decía : ” el analfabetismo religioso.”

  3. Es excelente la explicación, que nos han dado.
    Ojala me pudieran explicar bien, las diferentes formas de hacer las laudes con sus salmos, que corresponden a cada siclo litúrgico, me hace mucha falta, ya que estoy impartiendo clases a unos alumnos de teología, de antemano agradezco sus finas atenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Materiales Litúrgicos y Catequéticos

A %d blogueros les gusta esto: