Llegar a tiempo a la celebración

Entre papeles viejos, hemos encontrado el siguiente formulario de oración universal. Por lo menos, a primer vistazo lo parece. De hecho se trata de una broma sobre el tema de los que llegan tarde a las celebraciones litúrgicas. Se publicó el 10 de febrero de 1974 en la “Hoja Diocesana” de Barcelona, traducida de una revista religiosa francesa. Nos ha gustado rescatarla por su humor amable y por la actualidad que aún tiene. ¡Ojo! No la utilicen como oración universal: tiene la forma, pero no lo es.

– Por todos los miembros de nuestra asamblea que han hecho el esfuerzo de llegar a tiempo; para que Dios les llene de gracias y les ayude a hacer pasar por su vida la Palabra que han venido a escuchar y a comprender.
Roguemos al Señor.
– Por aquellos que no han podido llegar a la hora por culpa de una imprevisible carga familiar, profesional o de otra índole; para que se sientan acogidos con amistad y comprensión. Roguemos al Señor.
– Por aquellos entre nosotros que han llegado tarde por negligencia o costumbre; para que Dios les haga un poco más ávidos de la Palabra que no han podido escuchar y un mucho más sociables con la comunidad que les acoge. Roguemos al Señor.
– Por aquellos que aún no han llegado y los que no llegarán nunca; para que no lleguen tarde a la cita del Reino de Dios. Roguemos al Señor.

Te damos gracias, Señor, por el trabajo de los ingenieros y de los artesanos que ha permitido fabricar nuestros relojes y nuestros despertadores, maravillas de precisión y de exactitud. Enséñanos a leer en ellos la llamada que tú nos diriges para que podamos reunirnos a tiempo con todos nuestros hermanos. Por Jesucristo Señor nuestro.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *