Los otros virus

VirusHasta hace unos años, hablar de virus era lo mismo que hablar de gripe, de infecciones. Es decir, de la salud. Para este tipo de virus, la ciencia descubrió, inventó y fabricó los “antibióticos”.
Hoy, cuando hablamos de virus, ya nuestro pensamiento no va tanto a pensar en las gripes u otras infecciones, sino que, lo primero que nos viene a la mente son los “virus de nuestro ORDENADOR”. Los virus que nos llegan vía Internet. Los virus que pueden destruir nuestro disco duro y borrar todo el trabajo almacenado durante meses o años.
Para estos virus de la informática, también hemos descubierto sus correspondientes antibióticos y que llamamos “antivirus”. Un antivirus que es preciso actualizar constantemente para no llevarnos una sorpresa cuando menos lo imaginemos. Hoy se ha creado la nueva industria del “antivirus”.
¿Serán estos los únicos virus que andan rondando por ahí?
Creo que existen muchos más y a los que posiblemente les damos menos importancia, a pesar de que no son menos peligrosos. Tal vez no son virus que destruyan el sistema de nuestro ordenador, pero son virus que pueden destruir nuestra mente, nuestro corazón, nuestro espíritu y nuestra vida.
“El virus televisión”. Esa adicción que impone silencio en casa. Impide que los niños jueguen libremente y que los mayores podamos comunicarnos nuestros problemas y nuestros sentimientos.
“El virus ordenador”. Otro virus que tiene una gran fuerza de atracción, sobre todo, para los niños y los jóvenes. Un virus que mata su tiempo y no les deja estudiar, preparar sus tareas y sus trabajos para el Colegio o la Universidad.
“El virus del chateo”. No hemos aprendido a hablar con los que tenemos a nuestro lado, pero somos especialistas en charlar con todos los que tenemos lejos. Además hoy eso es tan fácil. Ni siquiera hace falta disponer de un ordenador. Para eso están las Smartphone, Ipah, Iphone…. Por unos euros nos podemos pasar horas hablando a distancia.
“El virus pornografía”. Esos programas que están en el Internet y hoy tienen tantos adictos. Dicen que es para conocer la verdad de la sexualidad. Porque nadie se atreve a decir que es para alimentarse de basura.
“El virus bingo”. Es un virus moderno. Y además muy sutil. Como todos andamos escasos de dinero, ahí están las maquinitas ésas dispuestas a regalarnos unos billetitos cada día para salir de nuestros apuros. Otros lo justifican diciendo que, como llevan una vida de soledad, allí siempre encuentran alguien con quien hablar y compartir.
“El virus CD, mp3, mp4”. Teníamos dos orejas. Ahora todo el mundo anda con cuatro. Las dos que teníamos y los auriculares que se superponen. Ya vivíamos encerrados en nosotros mismos. Ahora nuestra soledad interior la hemos llenado de música. Antes no escuchábamos a nadie porque no teníamos tiempo. Ahora ni podemos escucharnos a nosotros mismos. Nuestras ideas y pensamientos se pierden en medio de tanta canción y guitarra.
¿Y habrá para estos virus algún antibiótico o algún antivirus?

La industria aquí está mucho más escasa. Pudiéramos sugerir algunos. ¿Serán eficaces?
Contra el “virus Televisión”: las personas son más importantes y hay que escucharlas.
Contra el “virus ordenador”: sacar más a los niños a pasear.
Contra el “virus del chateo”: enseñar a la gente a hablar con los que tiene al lado.
Contra el “virus pornografía”: una buena educación sexual.
Contra el “virus bingo”: organizar visitas a enfermos y ancianos.
Contra el “virus CD”: más deporte para la juventud.

Contra el “virus que destruye nuestra mente”: opción por la verdad.
Contra el “virus que destruye nuestro corazón”: opción por el amor.
Contra el “virus que destruye nuestra libertad”: vencer la adicción.

Cada familia debiera disponer de un buen “botiquín” con estos antivirus, a fin de garantizar la buena salud familiar.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *