Los regalos de los niños

Niño besandoQuerida Familia:

Hay regalos que parecen pequeños pero que llevan toda la carga de amor de una vida.
Apareció en una revista. Y lo titulaba “Besos en el aire”. “Hace algún tiempo, un amigo castigó a su hija de tres años por desperdiciar un rollo completo de papel dorado para envolturas. Estaban escasos de dinero y él se puso furioso. La niña lo había utilizado para decorar una caja y ponerla bajo el árbol de Navidad. Pese al disgusto del padre, la niña persistió en su empeño y le entregó el regalo a su padre al día siguiente, diciéndole: “Papi, es para ti”. El se sintió avergonzado de su actitud del día anterior. Pero su reacción fue todavía peor cuando, al abrir la caja, la encontró vacía. “¿No sabes que cuando se da un regalo se pone algo dentro de la caja?”

La niña lo miró con lágrimas en sus ojos y le dijo:
“Papi, no está vacía. Yo tiré besitos dentro de la caja. Todos son para ti, papi”.
Si se había sentido mal por su reacción del día anterior, ahora se sintió pésimo. Abrazó a su hija, y le pidió perdón. Dicen que conservó la caja como un gran tesoro. Cuando se sentía desilusionado, cansado, la abría y sacaba uno de aquellos besos depositados por su niña”.

La verdad que no sé si es algo real o fruto de la imaginación del que lo escribe, que por lo demás lo publica como de autor anónimo. Pero ¿verdad que es hermoso?
Los niños, de ordinario, nunca pueden hacer regalos de gran valor.
Pero los niños pueden hacer regalos con un gran corazón.
Los niños lo que más regalan suelen ser besos.
¡Y son tan maravillosos los besos de los niños!
Son posiblemente los únicos besos de verdad. En ellos no hay pasión. No hay aprovechamiento.
Son puro amor y pura generosidad.

Además, por curioso que parezca, los niños sienten gozo en regalar.
Los niños se sienten felices de regalar.
Por algo, ellos mismos son el mejor regalo de Dios al mundo.

Cuando te sientas solo, piensa en besos volados de tus hijos.
Cuando te sientas triste, pide esos volados a tus hijos.
Cuando ya no tengas besos, aun te quedarán los besos de tus hijos.

¿Y luego? Pues luego, vendrán los besitos volados de tus nietos. Y por cierto, estoy seguro de que te van a saber a gloria.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Un pensamiento sobre “Los regalos de los niños”

  1. No tiene desperdicio la reflexión y me parece muy importante recuperarla. Vivimos inmersos en una sociedad que se mide por la productividad y los niños siguen siendo grandes maestros.
    ¡ No escatimémos tiempo y fuerzas para mostrarles a Jesús. Don y regalo en nuestra vida. ¡Hay muchos niños que viven sin conocerle, porque sus padres dejaron de interesarle por Él y sin embargo sigue esperando cada día…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *