No mates la alegría

alegríaPalabras para caminar

1.- No mates la alegría que hay hoy en ti, recordando las penas de ayer. Aquellas penas ya las sufriste. Hoy goza de la alegría que la vida te regala este nuevo día que es diferente al de ayer.

2.- No mates la alegría que hay hoy en ti, pensando en los malos días que puedan venirte. El sol que hoy te calienta no volverá. Pero hoy necesita calentar y fecundar las semillas de la vida que llevas dentro. El futuro vívelo mañana, pero hoy vive el presente.

3.- No mates la alegría que hay hoy en ti, con recuerdos del pasado. La vida no se vive más que una vez. ¿Por qué te empeñas en vivir dos veces los días sin luz? ¿No te das cuenta de que la luz ya volvió a lucir dentro de ti?

4.- No mates la alegría que hay hoy en ti, porque te has vuelto a reconciliar y reencontrar con Dios en el Sacramento de la Penitencia. ¿Por qué seguir recordando los pecados de ayer, que Dios ya tiene olvidados desde que te los perdonó?

5.- No mates la alegría que hay hoy en ti, con las malas noticias que te han dado. ¿Por qué no esperas un poco y miras a tu alrededor? ¿No ves que también hoy hay buenas noticias para ti en la vida?

6.- No mates la alegría que hay hoy en ti, porque las alegrías de hoy son nuevas, diferentes a las de ayer y a las de mañana. Si en vez de vivir las alegrías de hoy estás pensando en las de mañana, mañana pensarás en las de pasado mañana y así nunca vivirás la única alegría posible de tu vida, la de hoy.

7.- No mates la alegría que hay hoy en ti, pero tampoco mates la alegría que hay en los demás. Si has de decirles algo desagradable y no es de urgencia, espera a otro día. Déjales que sean felices hoy.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos sobre “No mates la alegría”

  1. Tienes toda la razón, nos empeñamos constantemente en matar la alegría de cada día con recuerdos y vivencias antiguas ¡qué poco inteligentes que somos!!

    Muchas gracias por tus escritos,

  2. ¡¡¡Excelente, como todo lo tuyo!!! Hace tiempo que quería decírtelo, pero… lo de siempre: que mi reloj siempre anda muy adelantado y, cuando pienso que serán las 6, resulta que son las 7 y media… Gracias por todo, y que el Espíritu siga soplando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *