No podéis servir a dos amos

Dios y el dinero 2¿Servir a dos amos?
Jesús, como diría Chapulín Colorado, “no contaba con nuestra astucia”. Porque nosotros sí que podemos servir a dos y también a más a la vez.
Podemos hablar mucho de los pobres y, a la vez, podemos esquilmarles el salario.
Podemos hablar mucho de la pobreza y, mientras tanto, se nos apolillan los billetes en el bolsillo.
Podemos hablar mucho de Dios y, mientras tanto, vivir tranquilamente sin preocuparnos de él.
Podemos hablar mucho de la verdad y, mientras tanto, vivimos en la mentira y el engaño.
Podemos hablar mucho de la justicia y, mientras tanto, somos injustos con los demás.
Podemos hablar de un amor fiel y, mientras tanto, darnos nuestras aventuras secretas.
Podemos incluso comulgar con gran fervor y, mientras tanto, no nos hablamos con nuestros vecinos.
Podemos llamarnos cristianos y, luego, vivir como todo el mundo.
¿Ven cómo se puede servir a varios amos a la vez?
Claro, “servir al estilo nuestro”, no al estilo del Evangelio porque esa ya es otra música. La dualidad dentro de nosotros mismos es mucho más frecuente de lo que pensamos.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *