Noviembre, mes de los difuntos

DifuntosEstamos en Noviembre, el mes dedicado de una manera especial a recordar a nuestros queridos difuntos. Es curioso que, ante el hecho de la muerte, las varias culturas reaccionen a veces de manera totalmente diversa, incluso entre creyentes.
En los países católicos que rodean el mar Mediterráneo (Italia, España…), predomina el sentimiento de tristeza, añoranza, miedo…; casi casi como si nuestra fe cristiana no lograra ayudarnos a superar la comprensible nostalgia humana ante la desaparición de este mundo de parientes y amigos que hemos amado en vida con tanta sinceridad, o con los cuales al menos hemos compartido un trecho más o menos largo de nuestra existencia. Basta recordar a nuestros padres, abuelos, tal vez hermanos o hijos…, amigos particularmente íntimos o bienhechores. Recordándolos, fácilmente nos conmovemos todavía o incluso se nos asoman las lágrimas a los ojos.
En otras culturas, en cambio, predomina la esperanza, el sentimiento de cercanía e incluso la alegría de poder acercarnos físicamente a nuestros difuntos, yendo a visitarles en el cementerio. Así en Filipinas, durante los primeros días de Noviembre es un problema ir a visitar a los difuntos en uno de los cementerios de la capital, Manila. El cementerio se llena de gente que van a pasar horas, incluso uno o más días –día y noche- alrededor de sus queridos difuntos. Se llevan, además del rosario, comida, alguna tienda para dormir, la radio, la televisión…; y allí estaban ¡toda la familia reunida de nuevo!, al menos en aquella fecha. Es realmente conmovedor y sorprendente, al mismo tiempo, para nosotros occidentales, el ver con qué naturalidad y serenidad aquel pueblo se reúne de nuevo con sus antepasados.
De todas maneras, también entre nosotros, aquí en Europa, se puede experimentar algo parecido. Vean Uds.
Recuerdo haber leído no hace mucho que una abuela moribunda pidió, en su santa y envidiable ingenuidad, que, una vez muerta, sus hijos la lavaran bien, le pusieran el vestido nuevo y, sobre todo (¡!), no se olvidaran de ponerle dos gotitas de su perfume preferido detrás de cada oreja, porque: “… Una no puede ir de cualquier manera al encuentro del Señor…”.
O aquello que cuenta un sacerdote que tuvo que suplir a un párroco de un pequeño pueblo de Suiza durante sus vacaciones veraniegas: “En aquel período murió una anciana señora. La familia me dijo que, siguiendo la voluntad de la difunta, había alquilado la banda musical del pueblo vecino para que sonara unas piezas durante la procesión mientras íbamos a acompañar el cuerpo de la señora desde la Iglesia hasta el cementerio. Me pareció muy bien. Acabada la Misa exequial, salimos del templo y empezamos el recorrido. La banda ejecutó varias melodías clásicas para estas circunstancias. Lo que me chocó positivamente fue que al llegar al cementerio y una vez acabado de rezar todos juntos el último padrenuestro, mientras bajaban el ataúd a la fosa, la banda sonó un tango (¡!). Ante la sorpresa de los presentes que se pusieron a llorar y sonreír, la familia explicó que ésta había sido la última voluntad de la señora. La razón era que de joven había sido una grande bailadora y quería que en el momento del entierro sonaran aquel tango que de joven tantas veces había bailado; de esta manera, en aquel momento de despedida, los presentes la iban a recordar como una persona siempre alegre y juvenil. Y así fue.
En otra ocasión, otra anciana, en su lecho de hospital, hablaba con el párroco que había ido a visitarla: “El Señor me ha dado una vida bellísima. Estoy preparada para partir”. “Lo sé”, murmuró el sacerdote. Pero, a renglón seguido, la abuelita añadió: “Hay una cosa que deseo vivamente: Cuando me entierren, quiero que me pongan una cucharilla en la mano”. El buen párroco reaccionó sorprendido: “¿Una cucharilla? ¿Para qué quiere que la entierren con una cucharilla en la mano?”. A lo que respondió con toda naturalidad la señora: “Me ha gustado siempre participar en las comidas y las cenas de fiesta en la parroquia. Cuando llegaba a mi sitio, miraba enseguida si había la cucharilla junto al plato. ¿Sabe qué quería decir? Que al final iba a haber pastel o helado”. “Y eso, ¿qué tiene que ver con este momento?”, le replicó el sacerdote no saliendo de su desconcierto. “¡Significaba que lo mejor llegaba al final! Es precisamente esto lo que quiero decir en mi funeral. Cuando pasen junto a mi ataúd se preguntarán: «¿A qué viene la cucharilla?». Quiero que Usted les responda que tengo la cucharilla porque está llegando lo mejor…”.
El Maestro dijo: “Si tuvierais fe como un grano de mostaza…” (Mt 17, 20). En su sencillez, estos ejemplos nos dan una lección: la fe es la luz que ilumina la vida y nos ayuda a enfrentarnos con serenidad, e incluso con alegría, con el gran momento de la separación temporal, en espera del encuentro nuevo y definitivo con el Señor.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *