Nunca en la otra orilla

La otra orilla¿Por qué miras siempre hacia el otro lado?
¿Por qué piensas siempre que los otros, amigos, conocidos y vecinos, son más dichosos?, y dices con ligereza:
– “A los otros les va mucho mejor, y yo doy lo mejor de mí y no llego a nada.”

La otra orilla siempre es más bella. Yace lejos.
Como petrificado, miras fijamente hacia la bella claridad.
Jamás tuviste en cuenta que también los de la otra orilla te observan y piensan que tú posees mucha más felicidad, pues ellos solo ven tu parte agradable.
Tus pequeñas y grandes preocupaciones no las conocen.
Vivir feliz es un arte, para ello conviene sentirse satisfecho…
“La felicidad no está en la otra orilla, está en ti.” (Phil Bosmans)

No esperes a hacer el bien mañana. Hazlo hoy.
No esperes que otro trabajo te haga más feliz, sé feliz con el que tienes.
No me entiendo con los de mi casa. Pues los vecinos te envidian lo felices que sois.
No me gusta este barrio. Pues ámalo, porque los del barrio vecino tampoco se siente a gusto.
No me gusta este Gobierno, pues tampoco te sentirás a gusto con el próximo.
No me gusta este mundo, pues tiene remedio comienza por cambiarlo.
No me gusta el genio que tengo, pues, amigo, el del vecino no es mejor.
No me gusta esta enfermedad, pues tu vecino también está descontento con la suya.

No hay mejor camino de la felicidad que aceptarnos como somos trabajando siempre por mejorarnos.
No, amigo, la felicidad no está en la otra orilla sino que está dentro de ti, solo que como miras siempre al otro lado no te encuentras nunca con ella.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *