Oración de un padre ante el portal de Belén

Ahora que te veo entre las pajas
a ti, Dios, que has creado los cielos y la tierra,
me asombra descubrir que hayas querido
descender a este mundo
por la pequeña puerta de la infancia.
Que Tú, Omnipotente,
que mueves las montañas con tu soplo,
hayas querido hacerte
tan pequeño y tan débil como son nuestros hijos.
¿No será que pretendes
decirnos que son ellos lo más grande del mundo?
¿Intentas explicarnos
que un niño es más que un hombre,
porque su carne huele todavía a tus manos?

Cada mañana, cuando me levanto
y veo a este hijo mío (esta hija mía)
correr por los pasillos de la casa
sé que Tú estás en él (ella)
mucho más que en nosotros.
Sé que su risa huele aún a paraíso,
sé que sus juegos traen memoria de tu Reino,
sé que vive en sus ojos la luz de tu pureza.

Cuando veo sus dulces travesuras de niño (niña),
pienso en mi corazón envejecido
y descubro qué enormes montañas de cansancio
va acumulando el tiempo sobre el alma del hombre.

Si le veo jugar con su perro y reírse
y levantar al cielo su surtidor de gozo,
me pregunto a mí mismo en qué esquina del tiempo
perdí yo mi alegría.

Cuando al fin, agotado (agotada), se duerme por la noche
y su madre le arropa contra el frío del tiempo,
sé que somos nosotros, los cargados de años,
quienes precisaríamos que tú nos arropases
con tus manos de Padre.

Por eso ante el Portal
hoy quisiera rezarte más por mí que por él (ella),
rezar por cuantos hemos perdido la alegría,
por quienes no cabemos
por la puerta pequeña que conduce a tu Reino.

Te suplico, Señor, que le conserves tan niño (niña) como es.
Que no crezca entre luchas como he crecido yo
y que se vuelva limpio
mi corazón como lo es el suyo.
Que cuides de sus pequeñas manos,
que hoy tocan temblorosas las figuras
de nuestro nacimiento,
para que siga siempre tocando así las cosas.
Que conserve su gozo,
que detengas los años,
que crezca como Tú, sin dejar de ser niño (niña).
Y que su vida entera
sea fresca y alegre como este tierno Niño
ante el que hoy te rezamos.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *