Oraciones para el día de la Sagrada Familia

Sagrada Familia 4La familia de Dios

María, José, Jesús, vosotros que vivisteis
las mismas agitaciones de cualquier familia,
que tendríais buenos y malos momentos,
alegrías y dificultades, prisas y risas,
queremos poner en vuestras manos a la gran familia humana,
que gime con dolores de parto, que alumbra nuevas cosas
pero que no todas sirven para que vivamos mejor
ni seamos más personas.
Ponemos en tus manos María a todos nuestros hijos,
a los hijos de esta sociedad nuestra a los que les damos muchas cosas, sintiéndonos culpables de que no tenemos para ellos tiempo, ese espacio que sabemos necesitan
y que la vida que tenemos montada nos lo roba.
Sugiérenos la mejor forma de ser padres, de darles cariño y seguridad en el escaso tiempo que nos encontramos con ellos.
Ponemos en tus manos, José,
todas las dificultades de la vida de pareja.
Tú que no lo tuviste nada fácil
y que nos admiras con tu paciencia,
ayúdanos a cuidar nuestra relación,
a superar las crisis, a poder con las dudas.
Échanos una mano para mantener vivo el entusiasmo,
para que seamos un apoyo el uno para el otro
y para que juntos nos ayudemos a cumplirnos,
como tú hiciste con María y Jesús.
Ponemos en tus manos, Jesús, a todos los jóvenes,
que lo tienen difícil, a los que la vida
les hace todo tipo de ofertas fáciles,
para caminar por atajos de libertades opresoras,
de amores facilones,
de eternos deseos y caprichos, de placeres vacíos…
Ayúdanos a presentarles el amor verdadero,
la ilusión por transformar el mundo,
el dolor de la injusticia, la preferencia por los pobres,
el valor de lo pequeño.
Invítales Tú a la Vida en Abundancia,
recuérdales su proyecto vital
y dales sueños de libertad y de fraternidad.
Ponemos en tus manos, Padre,
nuestros corazones raquíticos,
que a tanto se aferran a su pequeña familia.
Danos un corazón universal,
que nos sintamos hermanos de todas las personas
y no descansemos hasta que hayamos construido
la gran familia humana,
esa que es tu sueño para nosotros y nuestro sueño
y compromiso hoy contigo.
Solos no podemos lograrlo, pero contigo
a nuestro corazón se le abren todas las puertas.
Gracias, Señor, por hacerme sentir de tu familia.

Pidamos la felicidad de padres, hijos y hermanos

Tu Sagrada Familia, Señor, nos muestra un ejemplo
para la sociedad de nuestro tiempo.
¡Llena de felicidad nuestras familias!
Señor Jesús, ¡haz de toda nuestra realidad familiar y social,
con los problemas y los buenos momentos,
con las alegrías y las decepciones,
una oportunidad para amar
y para mostrar aquella felicidad liberadora
que los padres y las madres,
con los hijos e hijas y los hermanos y hermanas,
reciben y dan con el horizonte de un mundo
que camina hacia al Padre del Cielo!
¡Gracias, Señor, por haber dado a nuestro mundo la familia, transmisora de valores, núcleo del aprendizaje
y las relaciones humanas,
comunidad de amor, Iglesia doméstica y fuente de vida! Niño Jesús, ¡muéstrate ante nosotros con la inocencia
y la ternura que iluminan esta sociedad llena de interrogantes! Niño de Nazareth, con María y José,
¡transmite paz, sencillez, espíritu de pobreza y generosidad
a este mundo nuestro tan necesitado de amor y verdad!
Señor, ¡hazte presente en nuestras familias,
sea cual sea su situación!
¡Actúa y vive en los padres y las madres!
¡Gracias por la llama de reconciliación que pones en tantos hogares para hacer que la experiencia humana en familia
vaya más allá de una mera convivencia
y llegue a ser, con fe y con humanidad, una comunidad de paz, perdón, esperanza y amor!
¡Gracias por haber entrado en nuestra casa, Señor,
y por haber iluminado a nuestra familia en el tiempo de Navidad!
AMÉN.

Oración de los esposos

Señor:
Haz de nuestro hogar
un sitio de Tu amor.

Que no haya injuria,
porque Tú nos das comprensión.

Que no haya amargura,
porque Tú nos bendices.

Que no haya egoísmo,
porque Tú nos alientas.

Que no haya rencor,
porque Tú nos das el perdón.

Que no haya abandono,
porque Tú estás con nosotros.

Que sepamos marchar hacia Ti
en nuestro diario vivir.

Que cada mañana amanezca
un día más de entrega y sacrificio.

Que cada noche nos encuentre
con más amor de esposos.

Haz, Señor, de nuestras vidas
que quisiste unir,
una página llena de Ti.

Haz, Señor, de nuestros hijos
lo que Tú anhelas;
ayúdanos a educarles
y orientarles por Tu camino.

Que nos esforcemos
en el consuelo mutuo.

Que hagamos del amor
un motivo para amarte más.

Que demos lo mejor de nosotros
para ser felices en el hogar.

Que cuando amanezca
el gran día de ir a Tu encuentro
nos concedas el hallarnos unidos.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *