¿En qué se nota la Cuaresma?

El tema de la reunión era la Cuaresma. Surgió la pregunta: ¿en qué se nota que es Cuaresma? Lo primero que salió fue: “En nada!»; «Todo sigue igual…»; «Seguimos haciendo las mismas cosas de todos los días, salvo el potaje de los viernes…, y las torrijas. Hago estas cosas porque se han hecho toda la vida y porque “yo vi que mi madre las hacía”…». Sigue leyendo ¿En qué se nota la Cuaresma?

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

El tiempo de cuaresma

El tiempo de Cuaresma es importante y no sé si los cristianos le damos importancia. El ambiente exterior da importancia a los acontecimientos “mercantiles”, fechas en las que nos pueden sacar los “euros”. Pero la Cuaresma no es mercantil: es todo lo contrario. Por eso no interesa socialmente. Y entre los que somos cristianos (o intentamos serlo) convendría no perder lo esencial. Sigue leyendo El tiempo de cuaresma

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Disfrazarse de sí mismo

Mariano González Mangada escribió una fábula que dice así: “Hubo una vez un hombre que en Carnaval se disfrazó de sí mismo, y parecía otro y fue muy feliz, aunque el miércoles de ceniza volvió a ser el de todos los días, es decir, el que los demás querían que fuera”.
Lo sepamos o no lo sepamos, nos guste o no nos guste, el hecho es que todos, en este mundo, andamos disfrazados de algo. Porque todos tenemos una imagen pública y siempre vamos por la vida representando un papel. Sigue leyendo Disfrazarse de sí mismo

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Cuaresma

Es Cuaresma. Si tienes por ahí colonia, ponla a mano para usarla. Si tienes “potingues de maquillaje”, no los retires. Va en serio. No entramos en un tiempo de apariencias, sino en un tiempo bonito, porque es tiempo de lo esencial. Nuestro Dios nos convoca a lo esencial “a la chita callando”. Mira lo que dice el Evangelio de Mateo: “Cuando ayunes, perfúmate la cabeza, y lávate la cara (maquíllate bien por fuera) de modo que tu ayuno no lo observen los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará” (Mt 6,17). Sigue leyendo Cuaresma

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Materiales Litúrgicos y Catequéticos