Papá no tiene novia

Pareja 3Querida Familia:

Leí un mensaje que me pareció hermoso. Un niño miraba por la ventana que daba al parque. En una de los bancos estaba sentada una pareja de novios. Y el niño veía cómo se abrazaban, cómo se besaban, cómo compartían juntos la alegría y el buen humor. Él seguía mirando. De cuando en cuando, la chica se le echaba encima al chico abrazándolo y colmándolo de besos.
Después de un rato de estar mirando, llegó el papá. ¿Cómo estás? le preguntó al hijo.
Bien, respondió éste.
Papi, ¿te puedo hacer una pregunta?
¿Cómo no?
Dime ¿quiénes son aquellos que están sentados en el banco del parque?
El padre se acercó a la ventana y sonriendo le dijo: “son una pareja de novios”. La chica es la novia y el chico es el novio.
¡Ah…!
Más tarde llegó la mamá y percibió que el niño estaba preocupado. ¿Qué te pasa, hijo? ¿Te sientes mal?
“Mami, ¿y papi tiene novia?
¡Qué tonterías estás diciendo, hijo! ¿Cómo va a tener novia si está casado conmigo?
Pero ¿por qué me haces esa pregunta?
Porque los novios se besan, se abrazan, están sentados juntos. Y tú nunca besas ni abrazas a papi, y siempre estás haciendo algo y no te sientas con él.
Decimos que los niños no ven. Los niños ven mucho más que los mayores.
Decimos que los niños no se dan cuenta. Y a los niños no se les pasa nada.
Es más, los niños viven de la observación. La realidad les entra por los ojos.
Los niños necesitan ver. Y necesitan ver que los padres se aman. Pero necesitan ver los signos de amor. Al niño le llama la atención los besos y arrumacos de los novios del parque, pero eso no lo ve en casa. Los papás suelen ser demasiado parcos en sus manifestaciones amorosas delante de los hijos. Con frecuencia, a lo sumo ven que se dan uno de esos besos de “bala perdida” como le llamo yo, a esos besos de resbalón en la cara y donde pareciera que se besan cada uno mirando a otra parte.
¿Alguna vez abrazas a tu esposa cuando regresas de tu trabajo? ¿Alguna vez le abrazas el cuelo y le estampas un besote en los labios cuando tu marido vuelve del trabajo? Alguna vez que he cuestionado esto a los esposos, me suelen responder: “esas son tontería de enamorados, nosotros somos mucho más serios”. Yo no entiendo que la seriedad esté en contradicción con ciertas manifestaciones amorosas. También los casados las necesitan. Y hasta es posible que si no las tienen en casa, las busquen fuera.
Pero también las necesitan los hijos, porque también ellos interpretan el amor de sus papás a través de los signos. Los niños deben ver. No es suficiente que tengan que adivinar.
Hoy día de la Sagrada Familia, una llamada a la responsabilidad de las parejas, a crear en los hogares un clima de amor, respeto y libertad… Para que nuestros pequeños puedan crecer sanos y felices… Y abrirse con libertad a un mundo difícil y duro. Es la mejor herencia y mensaje que podéis transmitirles.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *