Para sonreír un poco

Depiladora¡Que pase el siguiente, por favor!  
(La admirable sinceridad de un cura)

Una señora muy bien plantada regresaba a Miami desde Madrid en un vuelo de Iberia. En el asiento de al lado viajaba un cura de riguroso clériman.
Intercambiaron algún diálogo durante el viaje pero el cura se centró en su breviario y en sus dormiciones. Cuando ya faltaba poco para aterrizar la señora se dirige al cura y le pregunta:

– ¿Padre, puedo pedirle un favor?
– ¡Pues claro, hija mía! ¿En qué te puedo ayudar?

– Verá, Padre, es que compré en Madrid una maquinilla de depilar electrónica, muy sofisticada y muy cara. Tengo miedo de que supere mi límite en la Aduana y me la requisen.
¿Podría usted esconderla en alguno de sus grandes bolsillos? Seguro que a usted no le van a registrar.

– Verás, hija mía, puedo hacer lo que me pides. Pero debo advertirte que ni sé, ni puedo, ni debo mentir.

(La señora un poco azorada piensa: ¡Ay, qué recto es este cura! Ojalá que nadie le pregunte nada. ¿Pero qué otra cosa puedo hacer?)
– Está bien, Padre, muchas gracias por su ayuda. Y le entrega la pequeña y valiosa maquinilla en su precioso estuche.

Al llegar al destino, en el aeropuerto, le llega el turno al cura y el funcionario de la Aduana le pregunta:
– ¿Algo que declarar Padre? A lo que el cura responde:
– De la cabeza al cinturón, nada que declarar hijo mío.

Un tanto sorprendido por la respuesta y ya por curiosidad el aduanero le pregunta:
– ¿Y más abajo qué lleva?

El cura, al sentirse pillado, responde con cierto tartamudeo:
– Pues verá agente, yo… Sinceramente… No esperaba que me preguntara por eso. La verdad es que abajo de la cintura llevo escondido un aparato para mujeres, muy sofisticado y muy valioso, completamente nuevo, sin estrenar, que yo nunca he usado ni pienso usar.

El agente de la Aduana sin poder contener la carcajada y muerto de risa le dice:
– ¡Adelante, Padrecito, adelante! Por “eso” no puedo cobrarle tasas, ni puedo requisárselo.

Y, mal disimulando la risa, grita:
¡El siguiente de la fila, por favor!

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Un pensamiento sobre “Para sonreír un poco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *