Participar en la parroquia

Santa María 1A los que han dejado de venir…

Un hombre, que regularmente asistía a las convocatorias de su parroquia, sin ningún aviso dejó de participar en las actividades.

Después de algunas semanas, el párroco decidió visitarlo. Era una noche muy fría.

El sacerdote encontró al hombre en casa, solo, sentado delante de la chimenea, donde ardía un fuego brillante y acogedor. Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al sacerdote, lo condujo a una silla, cerca de la chimenea y allí se quedó…

Esperaba que el párroco comenzara a hablar.

Pero se hizo un grave silencio. Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que ardían.

Al cabo de algunos minutos, el clérigo examinó las brasas que se formaron y cuidadosamente seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, empujándola hacia un lado.

Volvió entonces a sentarse, permaneciendo silencioso e inmóvil.

El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado y quieto. Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y su fuego se apagó de una vez. En poco tiempo, lo que antes era una fiesta de calor y luz, ahora no pasaba de ser un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto de una espesa capa de ceniza grisácea.

Ninguna palabra había sido dicha desde el protocolario saludo inicial entre los dos amigos.

El párroco, antes de prepararse para salir, manipuló nuevamente el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en el medio del fuego. Casi inmediatamente se volvió a encender, alimentado por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno de él.

Cuando el sacerdote alcanzó la puerta para partir, su anfitrión le dijo:

Gracias Padre por la visita, y por sus palabras. ¡Que Dios, Padre, lo bendiga. Regresaré… ¡Nos veremos en la Parroquia!

A todos los cristianos, como miembros de la Iglesia, conviene recordarles que ellos forman parte de la llama y que lejos de la comunidad pierden su brillo. Y a los sacerdotes, pastores de la grey, recordarles que son responsables de mantener encendida la llama de cada uno de los miembros y promover la unión entre todos, para que el fuego sea realmente vivo, eficaz y trascendente.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *