Pensamientos para el Adviento

adviento-10¿NO SABEMOS QUÉ HACER?

El mundo está lleno de necesidades que esperan respuesta.
Y yo puedo ser una de esas respuestas.
Nadie lo pude hacer todo, pero todos podemos hacer algo.

Los ancianos están llenos de necesidades que esperan respuesta.
Y yo puedo ser una de esas respuestas.
No podré responder a todos los ancianos, pero sí a algunos que tengo cerca.

Los pobres están llenos de necesidades que esperan respuesta.
Y yo puedo ser una de esas respuestas.
No podré solucionar el problema de todos los pobres, pero podré dar de comer hoy a alguno.

Los niños están llenos de necesidades que esperan respuesta.
Y yo puedo ser una de esas respuestas.
No podré solucionar el problema de todos los niños, pero sí de algunos que tengo más a mano.

La Iglesia está llena de necesidades que esperan respuesta.
Y yo puedo ser una de esas respuestas.
No podré solucionar todos los problemas de la Iglesia, pero sí puedo aportar mi granito de arena.

Hasta Dios está lleno de necesidades aquí en la tierra que esperan respuesta.
Y yo puedo ser una de esas respuestas.
No podré ayudarle a solucionar todos los problemas, pero sí pudo hacer mucho por Él.

Como ves, quien dice que no sabe qué hacer es que no tiene ojos para mirar lo que acontece a su alrededor o no tiene sensibilidad para enterarse de lo que acontece.

SABER ESPERAR

Una tarea difícil para nosotros que vivimos de las prisas.
Esperar es dar tiempo, regalar tiempo.
Esperar es tener paciencia.
Esperar es no madurar la fruta antes de tiempo.
Esperar es dejar crecer y acompañar el ritmo de las cosas.

Espera el pescador a que los peces piquen el anzuelo.
Espera el cazador a que salga la presa para disparar.
Espera el pajarito a que se incuben sus huevos.

La madre espera a que el hijo comience a decir las primeras palabras.
La madre espera a que el hijo dé los primeros pasos.
Ya lo dice el refrán: “Si tienes prisa, vístete despacio.”
O aquel otro: “No por mucho madrugar amanece más temprano.”
Hasta los cocineros esperan a que la comida esté hecha.

Espera el alumno a que lleguen las vacaciones.
Espera el agricultor a que broten las semillas.
Espera luego a que se maduren los trigales.

Segar sin que se maduren las espigas, puede perder la cosecha.

“ESTAD SIEMPRE ALEGRES”

La alegría es algo que debiéramos tener cada día en nuestros corazones.
Sin embargo, siempre damos la impresión de estar no sé si tristes o incluso amargados.
La culpa la echamos siempre a los demás, a la realidad de la vida.

¿Tú estarías alegre encerrado entre rejas?

¿No se han fijado nunca en los canarios? Es un espectáculo que siempre me fascinó.
Están metidos en sus jaulas, no puede salir, viven en un espacio reducido; sin embargo, se pasan la vida cantando.

Es que la alegría, la buena, la verdadera, no nos viene de afuera, sino que tiene que brotar de nuestro corazón. Tiene que brotar de sentirnos a gusto con nosotros mismos; de sentirnos felices con nosotros mismos; de sentir que, al margen de lo que acontece afuera, yo vivo por dentro, tengo la vida dentro y tengo a Dios dentro, que es la mayor fuente de la felicidad y del gozo.

Alegres porque tenemos el don de la vida.
Alegres porque sabemos que Dios nos ama.

Todos tenemos razones para estar tristes, pero todos tenemos muchas más razones para estar alegres, como los canarios en sus jaulas.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *