Pero me ayuda a vivir…

anciano enfermoQueridos amigos enfermos:

Hoy quiero contaros una experiencia que tuve hace años. Me llamaron a visitar a un enfermo que quería confesarse y comulgar. Llevaba ya bastante tiempo en cama. Personalmente me gusta que cuando llevo la comunión a los enfermos participen, en lo posible, todos los que están en casa.

En este caso asistieron casi todos. Era un sábado y estaban todos en casa, incluso los niños, y noté que había un señor, ya entrado en años, a quien no conocía. Cuando terminé y ya me despedía la nieta, que supongo aún no había hecho la Primera Comunión, dijo en voz suficientemente alta para que todos la escuchasen: “Dios, ahora que estás con el abuelo, cúralo para que pueda jugar conmigo.”

La persona extraña dijo: “Qué cosas tienen los niños. Aún siguen pensando que Dios cura a los abuelos para que jueguen con ellos”. Entonces el enfermo levantó inmediatamente su voz y dijo: “Roberto, yo no sé si Dios me curará, pero la oración de mi nieta sí que me ayuda a seguir luchando con gusto por vivir”.

No siempre Dios nos devuelve la salud, pero la oración, incluso la de los nietos, puede ser un gran aliciente para seguir luchando con gusto por vivir. No siempre el mejor regalo es la salud. Con frecuencia, el mejor regalo es seguir teniendo ganas de vivir.
Hay muchos que tienen estupenda salud y viven aburridos en la vida.
Y hay quienes tienen una salud pésima y sienten el gusto por la vida.
Al fin y al cabo, más vive el que tiene ganas de vivir que el que tiene buena salud pero ha perdido el gusto por la vida.

Está bien que le pidáis a Dios la salud, pero mejor si le pedís ganas de vivir y gusto por vivir. Porque una salud precaria con mucho gusto por la vida, hace llevadera la enfermedad. En cambio, quienes han perdido ese gusto y sabor de la vida, tampoco saben apreciar el verdadero sentido de la salud.

Bueno, amigos, vuestro hermano y amigo de siempre.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *