Ponle nombre a cada mañana

Amanecer 4“No digas que es una mañana más, dándole un nombre válido para todos los días. Mírala por primera vez, como se mira a un recién nacido sin nombre.” (Tagore)

Todos los días parecen iguales. Y todos son diferentes.
Porque hoy puedes hacer cosas nuevas y puedes ver las cosas con ojos distintos a los de ayer.
Una de las cosas más importantes en la vida es no caer en la monotonía que crea aburrimiento.
Es preciso que cada día sea nuevo.
Que cada día sea una sorpresa.
Hasta Dios puede ser una sorpresa cada mañana al levantarte.
Como dice Tagore, no le pongamos a todos los amaneceres el mismo nombre.
Cuando nace un niño es toda una novedad.
Nace sin nombre y le ponemos un nombre distinto al de sus hermanos.
Porque él es distinto y diferente.
A cada mañana tendremos que ponerle un nombre diferente.
Un nombre que nos haga sentir que “hoy puede ser un día diferente”, que “hoy mi vida puede ser nueva, distinta a la de ayer”.
Tal vez pudiéramos comenzar el día regalándonos a nosotros mismos una sonrisa en el espejo, símbolo de las sonrisas que repartamos luego a lo largo del día a los demás.
La vida no es como es sino como nosotros queramos verla.
El mundo no es como es sino como lo ve nuestro corazón.
Ponle nombre a cada mañana que se abre como una esperanza en tu vida.
Será una bonita manera de recuperar la esperanza y superar nuestra depresión.
Cada mañana, piensa, es como si hoy te naciese tu primer hijo.
Cada mañana, piensa, es como si hoy naciese tu primer amor.
Cada mañana, piensa, es como si hoy fuese tu primer estreno.
Eso también es comenzar el día diciendo “palabras de gracia y de vida”.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *