¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?

12298113cmNo siempre es fácil entender el Plan de Dios, sobre todo cuando no coincide con nuestra manera de ver las cosas. Pero fe es sobre todo confiar, y luego…confiar, y después… seguir confiando.

BORDADOS DE LA VIDA

Un niño pequeño sentado en el suelo, contemplaba cómo su madre trabajaba cosiendo en una mesa alta. El pequeño miraba y preguntaba qué es lo que estaba haciendo. Ella le contestaba que estaba bordando. Todos los días le hacía la misma pregunta y ella le contestaba lo mismo. Observaba su trabajo desde abajo, y le decía:

– Mamá, ¿qué es eso tan raro que estás bordando?
Desde donde miraba, todo su bordado era muy extraño y confuso. Era un amontonado de nudos e hilos de diferentes colores, unos largos, otros cortos, unos gruesos y otros finos…
Ella sonreía, miraba al pequeño y de manera amable le decía: “Hijo, ve a jugar, en cuanto termine mi trabajo, te llamaré, te tomaré en mis brazos y dejaré que veas el trabajo desde mi posición”.
Durante muchos días, le siguió preguntando:
¿Por qué usaba algunos hilos de colores oscuros y otros claros en vez de un solo color? ¿Por qué eran tan desordenados y enmarañados? ¿Por qué estaba todo lleno de nudos y puntos? ¿Por qué tardaba tanto?…

Por fin, un día, ella le llamó, le tomó en sus brazos y le enseñó el bordado. Se sorprendió mucho al verlo.
¡No se lo podía creer!¡Lo que desde abajo le parecía tan confuso, desde arriba, era el cuadro de un paisaje maravilloso!.
Entonces ella le dijo:
– Hijo, desde abajo mi bordado te parecía confuso y desordenado porque tú no lo podías ver desde mi posición. Pero, ahora, mirándolo desde arriba ya puedes ver que en lo que estaba haciendo había un bello diseño.

Muchas veces, a lo largo de los años, hemos mirado al cielo y hemos dicho: “Dios, ¿qué es lo que estás haciendo? ¿qué es lo que pasa con mi vida? Él parece responder: Estoy bordando vuestra vida, hijos”.
Y hemos seguido preguntando: “Pero si lo vemos todo confuso… todo desordenado. Hay muchos nudos, situaciones difíciles que no terminan, desgracias que no cesan y las cosas buenas se pasan demasiado rápido. Algunos hilos son tan oscuros… ¿por qué no haces mejor las cosas?
Y él nos sonríe y nos dice: “Vosotros, ocupaos de vuestro trabajo, relajaros… y siempre, confiad en mí. Yo haré mi trabajo. Un día, os tendré a todos conmigo y desde donde yo estoy, entonces contemplaréis el plan de vida que he diseñado para vosotros”.
A veces no entendemos qué está ocurriendo en nuestras vidas. Las cosas son confusas, no encajan y parece que nada nos sale bien. Lo importante es que tengamos paciencia, que confiemos y recordemos que estamos mirando el reverso de la vida. Desde el otro lado, las cosas se ven mucho más bellas y diferentes.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *