Preguntas incómodas en familia

familia 3En la familia debiera haber un clima de verdad, de sinceridad, de transparencia. Sin embargo, con frecuencia, la familia se convierte en silencios culpables o en respuestas evasivas.

Preguntas entre esposos:

Cariño, ¿por qué has llegado tan tarde? Silencio o respuesta evasiva.
Cariño, ¿todavía me amas de verdad? Silencio o “ya lo sabes”.
Cariño, ¿cuánto ganas mensualmente? Respuesta que se va por los cerros. ¿Acaso te falta algo?
Cariño, ¿salimos juntos este fin de semana? Tengo trabajo atrasado en la oficina.
Cariño, ¿no tendrás por ahí algo a escondidas? Eres una celosa.
Cariño, ¿cuándo vas a hablar con tus hijos adolescentes? Sabes que no tengo tiempo.
Cariño, ¿vamos a misa este domingo? Sabes que estoy muy cansado.
Cariño, ¿he encontrado esto en tu coche? Sigues con tus eternos celos.
Cariño, ¿me han dicho que te han visto…? Era una amiga de la oficina.
Cariño, ¿sabes cuánto tiempo hace que….? No se oye, padre.
Cariño, ¿tú sales a las cinco de la oficina, sabes qué hora es? Tu reloj anda mal.

Preguntas de padres a hijos

Hijo, ¿sabes qué hora es para venir a casa? No me fastidiéis…
Hijo, ¿ya has hecho las tareas? No nos han dado tareas hoy.
Hijo, ¿con qué amigos andas? ¿También en eso tenéis que meteros?
Hijo, ¿supongo que no consumirás droga? ¿No tenéis confianza en mí?
Hijo, ¿cómo andan tus notas? Aún no me las han dado.
Hijo, ¿cuándo vas a bajar el volumen de esa música?

Papá, ¿cuándo puedo hablar contigo? Hijo, sabes que estoy hasta la coronilla…
Papá, ¿por qué le gritas tanto a mamá? Hijo, tu mamá está sorda.
Papá, ¿cuándo vamos a estar todos en la mesa? Si no trabajo, ¿de qué comes?
Papá, ¿por qué siempre estás de mal humor en casa? Estoy estresado.

Mamá, ¿cuándo nos vas a regalar una sonrisa? No me fastidiéis.
Mamá, ¿pero con las amigas eres simpatiquísima? Vosotros me tenéis harta con vuestras historias…
Mamá, ¿cuánto tiempo hace que no le besas a papá? Eso era antes ya no estamos para eso.
Mamá, ¿por qué tú y papá dormís en cuartos aparte? Hace mucho calor, hijo.
Mamá, ¿me das permiso para ir a jugar con mis amigos? Pregúntale a tu padre.

En familia hay demasiadas preguntas y pocas respuestas.
En familia hay demasiados silencios que hacen pesada la convivencia.
En la familia más que transparencia suele haber un exceso de frases hechas que no dicen nada.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *