¡Qué bonito es ser anciano!

ancianos-alegresEstoy seguro de que esta frase nos suena un poco a tomadura de pelo; sin embargo, no es mía, que también para ahí me voy, es de Benedicto XVI hablando precisamente a los ancianos. Hoy vive en el silencio de una clausura, pero sus mensajes siguen hablando por él desde su silencio. Por eso la copio, porque también los ancianos necesitan que alguien les diga algo bonito:

“Esta mañana, dirigiéndome idealmente a todos los ancianos, y aún consciente de las dificultades que nuestra edad acarrea, quisiera deciros: ¡Qué bonito es ser anciano! En toda edad hay que saber descubrir la presencia y la bendición del Señor y las riquezas que contiene. ¡Nunca hay que dejarse aprisionar por la tristeza! Hemos recibido el don de una larga vida. Vivir es bonito también a nuestra edad, pese a algún “achaque” y a alguna limitación. Que en nuestro rostro se vea siempre la alegría de sentirnos amados por Dios y no la tristeza.”

¿Fantasía e imaginación? ¿Y por qué no realidad? ¿Acaso la vida no es bonita? Pues la vida del anciano también es vida como cualquier otra vida.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos sobre “¡Qué bonito es ser anciano!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *