Sé tú mismo

kiosko-2Cuenta el columnista Sidney Harris que, en cierta ocasión, acompañaba a comprar el periódico a un amigo suyo, quien saludó con cortesía al dueño del quiosco. Este le respondió con brusquedad y desconsideración. El amigo de Harris, mientras recogía el periódico que el otro había arrojado hacia él de mala manera, sonrió y le deseó al vendedor un buen fin de semana. Cuando los dos amigos reemprendieron el camino, el columnista le preguntó:
– ¿Te trata siempre con tanta descortesía?
– Sí, por desgracia. .
– ¿Y tú siempre te muestras igual de amable?
– Sí, así es.
– ¿Y por qué eres tan amable con él cuando él es tan antipático contigo?
– Porque no quiero que sea el, quien decida cómo debo actuar yo.

La persona plenamente humana es aquella que consigue ser ella misma. Es un Actor de su propia vida, no un re-actor ante lo que hacen o dicen los demás. Actúa por sus propias convicciones, no por reacción a cómo actúan con él los demás.
La formación de auténticas personas debe ser el objetivo fundamental de la educación. En el mundo, hay millones de habitantes, pero pocas personas que se arriesgan a agarrar la vida en sus propias manos y la viven en plenitud, sin ser vividos por los demás (mercados, modas, familia, costumbres, objetos, ídolos, dinero…). Hoy también Diógenes podría recorrer las calles de nuestras ciudades y entrar en los atestados supermercados repitiendo incansable «Busco un hombre», pues no le convencían las apariencias de hombres y de mujeres que encontraba por todas partes.
Para vivir la vida con autenticidad, hace falta hoy mucho valor y saber nadar contracorriente. Vivir con autenticidad supone arriesgarse, atreverse, saber decir no, si uno cree que debe decirlo, cuando todos a nuestro alrededor dicen sí. En un mundo carcomido por el egoísmo, hace falta mucho valor para ser generoso. En un mundo donde las relaciones están atrapadas por la ofensa o el acaparamiento de la palabra y el poder que no deja hablar ni ser al otro, hace falta mucho valor para escuchar y tratar al otro con cariño y con bondad. En un mundo donde lo importante es tener, resulta difícil empeñarse en ser y entender la existencia como don para los demás.
La educación tiene que ser una propuesta de ayudar al niño o al joven a construirse como persona, a soñarse, a inventarse, a potenciar todas sus posibilidades, a esforzarse cada día para ser más y mejor.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *