Si hablas…

Palabras para caminarHablando

1.- Sí, si hablas, no discutas. La discusión no busca la verdad sino tu verdad. No busca la luz sino cómo echar sombras sobre el otro. Es preferible que dialogues. El diálogo no mancha a nadie e ilumina tu falta de razón y la falta de razón del otro. Los dos terminaríais encontrando la verdad.

2.- Sí, si hablas, no levantes la voz, no grites. La verdad también se puede decir en voz muy bajita. La palabra que hiere los oídos termina por alejar de la mente la verdad. ¿Sabías que la Palabra de Dios se pronunció en el silencio de la noche?

3.- Sí, si hablas que no sea para murmurar. El que murmura se ensucia la boca con los defectos y miserias del otro. Y termina más sucio que el otro. Además, la murmuración revela más tu corazón que la verdad del otro. No te descubras tanto.

4.- Sí, si hablas, primero piensa. La palabra que no sale del silencio de tu reflexión personal, suele ser una palabra vacía, no tiene nada que decir. La palabra que nace del silencio suele ser una palabra llena, fecunda.

5.- Sí, si hablas, primero tienes que saber lo que vas a decir. Muchos hablan por hablar.
Son pura palabra. Han querido decir muchas cosas. Pero no han logrado comunicar nada. Además corres el riesgo de decir algo de lo que luego puedas arrepentirte, pero ya lo dijiste.

6.- Sí, si hablas, es preferible que hables bien de los demás. Aunque te equivoques. Es preferible equivocarte hablando bien que acertar hablando mal. Que tu palabra revele siempre una gran comprensión por los demás.

7.- Sí, si hablas, que quien te escuche luego pueda sentirse mejor, porque descubre que algo nuevo está naciendo dentro de él. Es tan maravilloso que alguien pueda decir que después de hablar contigo ya se siente mucho mejor.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos sobre “Si hablas…”

  1. Cuantas palabra vacías se dicen a lo largo del día. La mayoría de ellas son para ayudar bien poco. como siempre genial. Saludos y abrazos.

  2. La clave es aprender a escuchar, para despues hablar, escuchar con la actitud de que siempre hay algo nuevo por aprender, ya que, la verdad es relativa, lo que hoy es una verdad manana ya no lo es. ?Tu verdad? no, la verdad, y ven conmigo a buscarla. La tuya guardatela.” A. Machado
    Que gran verdad la del silencio y cuanto nos hace falta, hablamos mucho y no decimos nada. Gracias por esta sabia refleccion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *