Solo un paso

Dar un pasoHay un pequeño poema-oración del cardenal Newman que me voy a permitir copiar aquí y ahora para mis lectores:

Guíame, luz bondadosa,
las tinieblas me rodean,
guíame hacia adelante.
La noche es densa,
me encuentro lejos del hogar,
guíame hacia adelante.
Protégeme al caminar.
No te pido ver claro el futuro,
sólo un paso, aquí y ahora.

«Sólo un paso». ¿Por qué será que esta oración me recuerda tanto el Padre Nuestro? Siempre me ha maravillado que Jesús, cuando enseñó a rezar a sus discípulos, les invitara a pedirle a Dios sólo «el pan para hoy», como dice el texto original. No que les resuelva para siempre sus problemas. No que llene sus graneros. Sólo el pan para hoy, estrictamente para hoy.
Y no es, como decía el humorista, que no pidamos el pan para más días porque se nos pondría duro, sino que Dios quiere que nos acostumbremos a vivir en sus manos, dejados a su Providencia, abandonados de tal modo que no soñemos en almacenar seguridad, virtud, perfección, sino que le pidamos sólo la ración para hoy, seguros de que mañana nos dará la de mañana. Dios sabe que, si tuviéramos todo resuelto para meses, para años, nos acostumbraríamos a pensar que no le necesitamos, que eso que hay en el granero es «nuestro». Basta, pues, el pan para hoy.
Como basta un poco de luz para dar ese paso que hoy tenemos que dar. Sería mucho más bonito, mas tranquilizador, que nos hiciera «ver claro el futuro». Pero, en realidad, eso no es necesario: Basta la luz para hoy, para el paso de hoy.
Todo esto que estoy diciendo del campo del sobrenatural me parece que también es aplicable a todos los de la vida humana.
La mayoría de los humanos vive entre tinieblas. ¿Qué sentido tiene su vida? ¿Será corta, larga? ¿Por qué el dolor? ¿Por qué tanto sufrimiento en este mundo? ¿Y todo no tendrá más desenlace -mas desaguadero, más bien- que la muerte? La noche de la Humanidad es densa. Y daríamos todo por ver claro nuestro futuro. Si Dios nos explicara que nuestros dolores van a servir para algo, sufriríamos más serenamente. Si Dios nos aclarara cómo será de feliz nuestro matrimonio, qué será de nuestros hijos, cuánto durará nuestra aventura sobre la tierra…
Pero éstas son preguntas que nadie nos contesta. Y son muchos los que, entonces, se acobardan, se enroscan en su propia alma y ya no se atreven a caminar.
Es un error. Porque para caminar basta la luz para hoy y la confianza para mañana. El hombre debe caminar porque ésa es su obligación, ir adelante porque ése es su deber. Y debe hacerlo tanto si tiene luz como si no la tiene. En todo caso, le basta con tener la luz para el paso de hoy. ¡Y ay del que, por miedo a no tener luz mañana, deje de dar el paso de hoy: se está autocondenando a la muerte!
Desgraciadamente son en el mundo muchos más los que temen el futuro que los que viven con coraje el presente. A la gente le encanta lo que yo llamo «sufrir por hipótesis»: ¿Y si me quedo sin trabajo? ¿Y si…? Y tanto se angustian por lo que podría pasarles – y que, luego, normalmente no les pasa nunca- que antes de que lleguen los dolores ya los han sufrido una docena de veces.
El hombre -pienso yo- debe, desde luego, hacerse planes de futuro, porque sin ellos difícilmente se construye, pero, después, dedicarse apasionadamente a dar los pasos de hoy, confiando en que mañana volverá a tener unos nuevos centímetros de coraje para seguir luchando.
Un paso, sólo un paso. No construye una catedral más que el que pone una o dos piedras cada día. No se ama todo de golpe; cada día tiene su pequeño amor. Y sólo con muchos pequeños pasos de pequeño amor se logra atravesar la noche.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *