Sugerencia para este curso

Nuevo cursoConectar más veces con el cielo, sería una buena costumbre para todos nosotros que estamos repletos de mensajes de todo tipo: el móvil, el teléfono, Internet, los chats…
¿Cuántas veces al día conectamos con el Padre?. Él siempre tiene algo que comunicarnos.

Hablar con Dios es más difícil que hablar sobre Dios

«Hablar con Dios es incomparablemente más importante que el hablar sobre Dios. »
A muchas personas, sobre todo sacerdotes, les resulta relativamente fácil hablar sobre Dios. En el mensaje bíblico que estudian y profundizan se les habla de Dios, y este mensaje es el que intentan transmitir a los hombres.
Pero hacerlo es incomparablemente más fácil que hablar con Dios. Hablar con Dios significa adentrarte en ti mismo y en la profunda soledad de tu corazón encontrarte gratuitamente con Aquel que sabemos nos ama.
Hablar sobre Dios puede ser una profesión, hablar con Dios, en cambio, es una plegaria, es una acción gratuita que no nos reporta nada material.
Para que tu hablar sobre Dios no sea un hablar vacío y sin demasiada convicción, habla primero con Dios y te dará una fuerza y una luz especial.
Sólo seduce de verdad el que antes de hablar sobre Dios ha hablado con Dios en el silencio de la plegaria

Tiempo para muchas cosas,
pero también para Dios.
Tiempo para dejar que el Evangelio de
cada día llene de agua nuestro pozo.
Tiempo para caminar como peregrinos
pisando las huellas de la Virgen.
Tiempo para celebrar la vida y la fiesta
en el encuentro con los demás.
Tiempo para buscar en la intimidad al Dios
que nos ama.
Tiempo para tejer con nuestras manos,
y las manos de todos,
un proyecto de paz
y solidaridad para el mundo.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *