Un pensamiento para cada mes

2016Enero: La felicidad futura depende de que ahora mismo yo decida ser todo lo feliz que pueda.

Febrero: No caer en la trampa de malograr mi presente con lo negativo del pasado ni inquietándome demasiado por el futuro incierto.

Marzo: Es inútil pretender cambiar a las personas, cosas o circunstancias; soy yo quien debe cambiar respecto de ellas.

Abril: Felicidad es igual a libertad interior. Hay que huir de las ataduras, de lo banal y superfluo.

Mayo: La felicidad es el primer derecho y deber de cada persona, pero pocos saben ser felices.

Junio: Para la persona feliz cualquier tierra es su patria pues la felicidad la lleva consigo.

Julio: Para ser feliz hay que optar por la felicidad como única opción posible.

Agosto: Nadie puede ser feliz mientras dependa de los juicios y opiniones de los demás.

Septiembre: Hay que proporcionarse cada día alegría y felicidad en dosis masivas, improvisándola, si es necesario, por más que nos falten fuerzas y ganas.

Octubre: Nadie puede ser feliz si sufre o se lamenta por lo irremediable o por lo que podría ser desgracia o desastre y, probablemente nunca ocurra.

Noviembre: Una vida llena de facilidades (tenerlo todo), sin oportunidad para enfrentarse a dificultades, probablemente incapacita para saber vivir y ser feliz.

Diciembre: La persona feliz es inteligente pues alimenta su mente con ideas positivas y de esperanza, vive cada instante plenamente y proyecta sobre los demás, su propia felicidad. ¿Hay prueba mayor de verdadera inteligencia?

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *