Y Dios también se ríe

Dios sonríePalabras para caminar

1.- ¿Quién ha sido el que nos ha inventado un Dios serio, de cara cuadrada y casi amargado? No entiendo a los que dicen que “Dios es amor” y luego nos ponen pánico en el corazón y miedo a Dios. Prefiero un “Dios amor” porque un Dios que ama, es un Dios que también se ríe. ¿Has visto reír a Dios en tu vida?

2.- No tengas miedo a Dios, ni siquiera si has metido la pata hasta arriba. Dios gusta hacer fiesta para aquellos que están de regreso a casa. Aunque los hijos mayores no quieran saber nada de fiestas. Es que “Dios es amor” y Dios prefiere reírse a llorar. Mi Dios es un Dios que se ríe.

3.- No me gustan los “hijos mayores”. Prefiero los hijos pequeños. ¿Que son más traviesos? Sí, y hasta se van de casa con todo. Pero luego regresan. Los hijos mayores son unos aguafiestas. Para ellos el corazón no vale. Y claro, Dios piensa lo mismo que yo. “Dios es amor”, por eso le encanta reírse.

4.- No me gustan los que dicen que Dios me va a condenar. ¿Que lo merezco? De eso no tengo la menor duda. Pero, a Dios le falla más el corazón que su poder. El corazón de Dios tiene debilidad por los que han caído y quieren levantarse. Claro. “Dios es amor”. Por eso le encanta la fiesta y reírse.

5.- Dios es omnipotente. Qué palabra más rara. He mirado el Evangelio y nunca se la he escuchado a Jesús. Y sin embargo, me ha repetido infinidad de veces que “Dios es amor”, que Dios me ama, que es débil y que se muere de amores por mí. Claro. “Dios es amor” y le gusta reírse.

6.- Me encantan los grandes que se hacen pequeños. ¿Sabes lo divertido que es ver a los grandes jugar y divertirse como los niños? Por eso me encanta Dios. Siendo tan grande se le ocurrió hacerse niño. Jugar como niño. ¿Le voy a tener miedo a Dios? ¿Quién tiene miedo a un niño? Claro, mi “Dios es amor”, Por eso le gustan las risas de niño y de los niños.

7. – A Dios le encanta la diversión. Le revientan los seriotes que venden caras sus sonrisas. Y le encanta verte feliz, alegre, contento. ¿Le vas a escatimar hoy a Dios tu alegría? Si quieres ofrecerle algo, no le ofrezcas tristezas, ofrécele sonrisas. Tu alegría le encanta. Claro, mi “Dios es amor”. Por eso se ríe de todo.

email
It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *